fbpx
Anuncios

¿Para qué es la Navidad?

Este es el ultimo articulo del año 2019. Es el número cincuenta y dos. ¡Gracias y gloria a Dios!

Muchas preguntas se han hecho acerca de la Navidad. Tales como: ¿Dónde comenzó la navidad? ¿Quién es la Navidad? ¿Cómo es la Navidad? ect. Pero, la pregunta clásica es: ¿ Qué es la Navidad? Personalmente opino que esa pregunta está ya contestada, tanto correctamente como erróneamente.

Deseo tratar de plantar otra pregunta y aportar a la respuesta de la misma. La pregunta es: ¿Para qué es la Navidad? Para eso les invito a que leamos el siguiente pasaje.

” De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos ha dado el ministerio de la reconciliación:  que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándoles en cuenta sus transgresiones y encomendándonos a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo; y como Dios los exhorta por medio nuestro, les rogamos en nombre de Cristo: ¡Reconcíliense con Dios! Al que no conoció pecado, por nosotros Dios lo hizo pecado, para que nosotros fuéramos hechos justicia de Dios en él.” 2 Corintios 5:17-21

Como sabemos la Navidad está centrada en Cristo. Sin Cristo, no hay Navidad. Es claro que la Navidad trata el asunto del nacimiento virginal de Jesús. Tenemos claro que Jesús nació en un pesebre en Belén. Tenemos muchísima mas información acerca de la Navidad. No les quiero aburrir repasando lo que sabemos, sino enfocarme en la respuesta a la pregunta sobre el tapete.

¿Para qué es la Navidad?

No voy a enfatizar en lo que está trillado como: “la Navidad no es para comprar, festejar, emborracharse, meterse en deudas etc”. Aunque todo eso es cierto, deseo tratar el asunto con mayor consciencia. En el pasaje citado arriba, el Espíritu Santo a través del apóstol Pablo, nos revela elementos que nos ayudan a contestar la pregunta. Observemos el siguiente elemento: “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos ha dado el ministerio de la reconciliación: que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo…”

Reconciliación

La esencia de la Navidad enfocada en este pasaje es reconciliación con un corazón lleno de sincera intención y lleno de amor. El texto nos dice: “… todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos ha dado el ministerio de la reconciliación…” Dios proveyó todo. Nos dio a Cristo en la Navidad para reconciliarnos consigo mismo. No tenia porque hacerlo, sino por su infinito amor y Divina gracia, lo hizo. La palabra reconciliación es este pasaje nos habla de llevar al exacto punto original las cosas relacionales. Es una muy alta demanda la exigida aquí. Esto para nosotros es casi imposible. Debido a que nosotros ponemos muchas condiciones en los asuntos relacionales.

Esta demanda es tan extricta que por eso nos hacemos los desentendidos y cambiamos la vista ante el estado de algunas de nuestras relaciones. Hablando de relaciones, vayamos al próximo elemento que debemos considerar en la respuesta a la pregunta.

Relación

Obviamente la reconciliación es necesaria para reparar relaciones rotas. Echemos un vistazo a nuestra relación con Dios desde el principio. Nuestro pecado rompió la pura y santa relación que se tuvo con Dios. En Adán, todos pecamos y morimos espiritualmente. Es que la naturaleza de nuestra ofensa fue catastrófica, por tanto, Dios mismo, nos da a Jesús en la Navidad, para reparar de una vez y para siempre, el desastre que causó nuestro pecado. Jesus en la Navidad, es el centro y unico que podia cumplir con la elevada demanda que requería la reconciliación. Fue la perfecta forma en que Dios había decretado reconciliarnos consigo mismo. De otro modo, nunca hubiese sido posible reconciliarnos con Dios. Si Dios mismo no lo hacia, ningún ser humano lo hubiera logrado hacer. Estando así sin esperanzas ni otra oportunidad.

Para eso Él decidió no tomar en cuenta nuestras transgresiones. Dios no solo nos perdonó sino que además, no nos condenó por las tales. De Él no haber decidido en amor tener tan inmerecida misericordia, hubiese sido imposible para nosotros poder gozar de la reconciliación que restauró nuestra relación personal con Él. Sin lugar a dudas, fue Dios quien decidió salvar nuestra relación con Él. Dios ama estar en relación con sus hijos. ¡Que amor tan incomprensible! Es el amor de Dios.

La Navidad entonces es para que nosotros hagamos lo pertinente para reparar relaciones rotas. Esto tiene que incluir sacrificios hechos en amor. Estoy consciente que se han cometido y recibido ofensas terribles, y que obviamente no somos Dios. Pero, en lo que respecte de nosotros, busquemos y hagamos accesible esa reconciliación que restaura relaciones. Aunque no solo en la Navidad debemos trabajar en esto, aun asi, no desaprovechemos la oportunidad que nos brinda Dios en esta época. Lo que Dios hizo para darnos a Jesús en la Navidad y para que lo hizo, debe provocar en nosotros profunda reflexión y enmienda de corazón. Esto nos lleva al próximo y último elemento a considerarse para responder a la pregunta.

Encomienda

Tal como Dios hizo con nosotros, Él nos encomienda que prediquemos y hagamos con otros. “…encomendándonos a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo; y como Dios los exhorta por medio nuestro, les rogamos en nombre de Cristo: ¡Reconcíliense con Dios!

Dios confía tanto en lo que hizo con nosotros que nos confía la palabra y acción de reconciliación. Su confianza no se basa en nuestras habilidades, elocuencia o alguna característica sobresaliente en nosotros. Su confianza está basada en su obra reconciliadora. La misma, es perfecta y eterna; es inmutable e infalible. Su obra reconciliadora sentó para siempre el ejemplo en nosotros a tal magnitud, que no debemos tener ningún problema compartiéndolo con otros. Con tan solo nosotros reconocer cómo fue posible para nosotros poder ser reconciliados, así debemos cumplir la encomienda.

Dios nos da la encomienda de ser sus embajadores aquí en la Tierra. Pero, ¿son todos los seres humanos embajadores? No, son los que están en Cristo, los que son nuevas criaturas, los que ya no viven en las prácticas y cosas pasadas, sino que andan en novedad de vida. Son los que representan a Dios aquí en la Tierra. Todo esto posible gracias a la nueva vida y naturaleza que Dios nos dio en Cristo. Y Cristo para hacerlo llegó a nosotros en la Navidad.

Concluimos que, la Navidad es para reconciliar. La Navidad es para perdonar. La Navidad es para restaurar relaciones. La Navidad es para cumplir la encomienda. La Navidad es para rogarle a los hombres “… ¡Reconcíliense con Dios! Al que no conoció pecado, por nosotros Dios lo hizo pecado, para que nosotros fuéramos hechos justicia de Dios en él.”

A todos los que siguen este blog les deseamos una maravillosa Navidad y un año nuevo lleno de presencia de Dios. Un año de mucho aprendizaje y fortalecimiento en su relación con Dios.

Gracias por sus oraciones, comentarios y leer estos artículos. Como siempre les pido que gentilmente los compartan y suscribase al blog si aún no la hecho.

Hasta el año que viene si Dios lo permite.

En Cristo;

Israel

Anuncios

¿LO QUE BUSCAS, LO ENCONTRARÁS?

Este mes deseo compartir este artículo escrito por el hermano Juan Ramón Sarabia Núñez. Este artículo es parte de una reflexión que él me autorizó a publicar haciéndose el responsable del crédito intelectual.

Encontré muy interesante y edificante la reflexión y deseo compartirla con ustedes.   

“Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros. Entonces entenderás el temor de Jehová, Y hallarás el conocimiento de Dios. Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.Proverbios 2:3-6

Leí la anécdota de un Hermano predicador, que fue invitado por un grupo de hermanos, para que predique en su congregación, y él fue a predicar, y cuando terminó la predicación, el líder oró y cantaron por las ofrendas y el predicador rebuscando en el bolsillo, sacó unas cuantas monedas equivalentes a dos dólares y lo depositó en la caja de la ofrenda que estaba junto a la puerta de entrada.

Y cuando ya se disponía para volver a casa después de despedir de los hermanos, y ya estaba a punto de montar su caballo, cuando el hermano tesorero de la congregación lo detuvo, diciéndole, espérame, Hermano, —Hermano, queremos agradecerle que hoy haya venido a bendecirnos con un buen mensaje de aliento y exhortación y es costumbre de los responsables de nuestra congregación bendecir con la bendición que Dios nos bendijo al predicador invitado, entregándole todas las ofrendas que se hayan recogido en el alfolí después del culto, como agradecimiento al Hermano.

Y en eso, el tesorero le entregó en un sobre unas cuantas monedas y se retiró y ya por el camino el hermano reviso el sobre y se encontró con su misma moneda equivalente a dos dólares que depositó en el alfolí, y esto le hizo meditar durante el trayecto del viaje al hombre y le dijo a Dios:

—Señor, si hubieses dado más de mí, ¿me habrían dado más?

El apóstol Pablo escribió a los Corintios, que Dios prueba las intenciones del corazón:

“Ahora bien, lo que se requiere de los administradores es que cada uno sea hallado fiel. En cuanto a mí, en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros o por tribunal humano. ¡Ni aun yo mismo me juzgo! Aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. Así que no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas y manifestará las intenciones de los corazones. Entonces, cada uno recibirá su alabanza de Dios.” (1ªCorintios 4:2-5)

Parece que, al Hermano, ese día le despertó y le dio a entender también lo que él esperaba, y Dios le hizo ver el valor de su entrega es casi condicionado como los de (2ª Corintios 2:17) a tal punto de negociar, y además los miembros de la congregación no tenía ningún compromiso con Dios, aunque decía amarle, solamente era en palabras y no entendía los principios de la Escritura.

“En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. En esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él, pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. (1ªJn3:16-20).

Sencillamente, aunque decimos ser cristianos lo que invertimos por nuestra vida y por nuestra familia, es como 1000 veces muchos más de lo que supuestamente ofrecemos a Dios como agradecimiento, somos como los ricos de y no aprendemos nunca de la pobre viuda (vs2) del mismo pasaje.

“Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre que echaba allí dos blancas. Y dijo:—En verdad os digo que esta viuda pobre echó más que todos, 4 pues todos aquellos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía.” (Lucas 21:1-4)

Lo que siembra eso recogerá: “Y al que se le enseña la palabra, que comparta toda cosa buena con el que le enseña. No os dejéis engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. Y no nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. Así que entonces, hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia de la fe” (Gálatas 6:6-10).

En estos días estuve hablando con un pastor, que quisieron traer a un “predicador estrella”, para una campaña evangelística, pero que el “evangelista” resultó ser “Armando Negocio con la Cruz de Jesús”, tiene un presupuesto muy alto, -mientras que el apóstol Pablo decía lo opuesto:

“Mas yo de nada de esto me he aprovechado. Y no escribo esto para que así se haga conmigo; porque mejor me fuera morir, que permitir que alguno me prive de esta gloria. Porque si predico el evangelio, no tengo nada de qué gloriarme, pues estoy bajo el deber de hacerlo; pues ¡ay de mí si no predico el evangelio! Porque si hago esto voluntariamente, tengo recompensa; pero si lo hago en contra de mi voluntad, un encargo se me ha confiado. ¿Cuál es, entonces, mi recompensa? Que al predicar el evangelio, pueda ofrecerlo gratuitamente sin hacer pleno uso de mi derecho en el evangelio” (1ª Corintios 9:15-18).

Recuerda, qué lo que buscas eso encontrarás, espero que buscas agradar a Dios, más que la fama y la riqueza.

 “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro? Ningún siervo puede servir a dos señores, porque odiará al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.» Oían también todas estas cosas los fariseos, que eran avaros, y se burlaban de él. Entonces les dijo: «Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres, pero Dios conoce vuestros corazones, pues lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación. (Lc16:10-15)

Juan Ramon Sanabria

Editado por:

Israel Santos

¡Agradecidos!

“Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo. Y sed agradecidos.”

Colosenses 3:15

¡Cuánta ingratitud! Me sale del alma este grito. Cuanto más observo la hermosa careta de la abundancia, más escalofríos me causa el ver la siniestra cara de la ingratitud.  

La ingratitud se manifiesta en todos los niveles en la sociedad. Donde haya seres humanos, allí está presente. Causa disensiones dentro del núcleo familiar. Destruye relaciones en el ámbito laboral. Corta las más largas relaciones. Hiere a sangre fría las espaldas de amigos. Su presencia hace estragos dentro de las congregaciones y obviamente aniquila al que cae bajo su cruel hechizo.

La ingratitud es un metastásico cáncer dentro del alma. Que no se cura la quimioterapia de otorgarle al alma todo lo que se le antoja. Ni con la radiación de sentir que siempre se tiene la mejor posición en la mesa de la vida. Este cáncer requiere ser extirpado con el bisturí de la gratitud.  

Importancia de la gratitud

Alguien dijo: “que mostrar respeto abre puertas y oportunidades, pero la gratitud las mantiene abiertas.” En otras palabras, la gratitud es una cualidad requerida para poder disfrutar paz. No solo disfrutar la paz, sino que la paz gobierne nuestros corazones, tal como nos exhorta el versículo anterior.

La gratitud no es solo un adjetivo, es un verbo. No es más que un sentimiento, como ya mencioné es una cualidad. Sabemos que no siempre se siente ser agradecido, por tanto, la gratitud requiere acción.

La gratitud expresa externamente la paz interna que reside en el alma. La gratitud silencia la envidia y decapita la amargura.

La gratitud valora aun lo que se pueda considerar insignificante. La gratitud tiene larga y buena memoria.

¿Qué dice la Biblia?

La Biblia nos enseña que la gratitud es un mandato. Es algo imperativo que no solo hay que poseer y desarrollar; sino que mostrar. El texto dice: “…y sed agradecidos.”

Dios no da la opción de ser ingrato. Ni de escoger entre gratitud e ingratitud. Aunque si decidimos entre una y la otra, la Divina orden es que seamos agradecidos. No porque podamos decidir significa que lo que decidamos Dios tendrá que aprobarlo. Dios es claro, El dijo: sed agradecidos.

Al observar el texto aprendemos que ser agradecidos produce paz que gobierna en el corazón (mente, alma); y que, además, fuimos llamados a gozar de unidad dentro del cuerpo de Cristo, el cual es la iglesia. La gratitud entonces está vinculada a paz y unidad.

¿Por qué es tan importante mostrar gratitud?

Al genuinamente mostrarla se evidencia que se posee una valiosa cualidad como ser humano. Dentro de los creyentes, ser agradecido, demuestra que se ha experimentado el nuevo nacimiento.

También debes saber que en los últimos días vendrán tiempos peligrosos. Habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanidosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,

2 Timoteo 3:1-2 (énfasis añadido)

La ingratitud es una característica en seres humanos sin nacer de nuevo.

¡Que triste es ver a supuestos cristianos ser ingratos!

¿Cómo se desarrolla la gratitud en mi vida?

  Desarrollar la gratitud es imperativo. El mismo requiere que se comprenda la esencia del amor y la misericordia. El amor y la misericordia son elementos fundamentales para lograr desarrollar la capacidad de gratitud en nuestras vidas.

 “Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis?, pues también los pecadores prestan a los pecadores para recibir otro tanto. Amad, pues, a vuestros enemigos, haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque él es benigno para con los ingratos y malos. Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

Lucas 6:32-36

Este pasaje dice algo impactante, dice: “…él (Dios) es benigno para con los ingratos y malos…” Cristo está enseñando acerca de algo que todos debemos prestar mucha atención. El Maestro enseñó a sus discípulos que el verdadero amor es desinteresado y no busca méritos. De hecho, si hubiese algún mérito, es en dar amor sin esperar ser amado.

La esencia de la gratitud estriba en el mismo principio, se agradece sin esperar que se agradezca la gratitud. Ni se hace algo buscando que se agradezca. Cristo dijo que aún los pecadores aman a los que los aman y prestan esperando recibir a cambio.  

La gratitud requiere que se haga lo inusual. Amar sin esperar ser amado, prestar sin esperar recibir a cambio y agradecer sin esperar gratitud en retorno, es inusual, es raro y escasea.

La gratitud no es una cualidad que manifiesta la mayoría

“Al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos y alzaron la voz, diciendo: —¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: —Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que, mientras iban, quedaron limpios. Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies dándole gracias. Éste era samaritano. Jesús le preguntó: —¿No son diez los que han quedado limpios? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviera y diera gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: —Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

Lucas 17:12-19

Los diez leprosos recibieron sanidad. Todos experimentaron el poder de Cristo. Los diez tuvieron la bendición de volver a sus familias y sociedad. Los diez pasaron de infrahumana miseria a total restauración. Pero solo uno de ellos mostró gratitud.

Las bendiciones muchas veces nos achican la memoria. La felicidad nos causa demencia. Disfrutamos la satisfacción sin recordar quien nos la dio y cómo la recibimos.

El agradecido recibió lo eterno, salvación. Los ingratos solo lo temporal, sanidad. Es justo decir que el agradecido recibe de Dios más que el ingrato a pesar de que Dios es benigno para con los ingratos y malos.

¿Agradecerle a Dios en mi corazón es suficiente para poder decir que soy agradecido?

No. Dios considera gratitud completa no solo agradecerle a Él sino también mostrar gratitud al canal o instrumento que Él usó para bendecirnos en alguna manera.

Veamos el siguiente pasaje.

 “Pero aconteció que cuando murió Gedeón, los hijos de Israel volvieron a prostituirse yendo tras los baales, y escogieron por dios a Baal–berit. No se acordaron los hijos de Israel de Jehová, su Dios, que los había librado de todos los enemigos de su alrededor, ni se mostraron agradecidos con la casa de Jerobaal, o sea, de Gedeón, conforme a todo el bien que él había hecho a Israel.”

Jueces 8:33-35

Lo que observamos en este pasaje es asquientamente cierto. La prostitución espiritual es madre de la ingratitud. Prostitución espiritual nos es otra cosa que venderse por obtener algún efímero bien material o satisfacer un placer. Es establecer sin amor, un contacto íntimo con alguien solo por supuesto beneficio propio. El que practica prostitución espiritual será ingrato a la postre.

¿Por qué?

Porque la peste que emana la putrefacta prostitución espiritual afecta la memoria de los que fueron una vez bendecidos, causando así que la ingratitud se manifieste.

Obviamente, olvidarse de Dios causará que nos olvidemos de los hombres de Dios. Esto le abre la puerta a Baal, quien induce al pecado de ingratitud.

A pesar de que Gedeón había muerto, los de su casa aun vivían. A ellos no les mostraron gratitud en honor a lo que Gedeón había hecho por el pueblo.

Es triste ver como se olvidan las familias de hombres que han dado sus mejores años a congregaciones y concilios. Como no les agradecen genuinamente los sacrificios que hicieron, para que hoy otros disfruten de los beneficios.

Termino

Estamos viviendo en unos tiempos donde la ingratitud está rampante. La consciencia de los hombres está cada vez más cauterizada. El reclamo al derecho humano ha causado que la gratitud este en peligro de extinción.

Seamos agradecidos. No nos olvidemos de Dios ni de quienes el uso para nuestro bienestar. Aunque no podamos estar siempre en contacto con todos los instrumentos que Dios ha utilizado en nuestras vidas, no olvidemos orar por ellos y siempre que tengamos la oportunidad, mostremos gratitud.

Agradecido de muchos;

Israel

Venciendo el sufrimiento del acoso por los creyentes

Mucho se habla del acoso o (bullying) en nuestros días. Es un mal social que se ha manifestado en prácticamente en todos los ámbitos de la sociedad. Eso incluye en la comunidad de fe. Sí, creyentes dentro de la iglesia acosan a otros.

Aunque con vergüenza y dolor, tengo que admitir que tal mundana dinámica se manifiesta dentro de las filas de las congregaciones.

Lo que comparto en este tema lo hago con el propósito de profundamente exhortar a corregir lo que ya hemos identificado. No lo hago con rabia o sarcasmo. Lo hago con ánimo de que los que acosan se detengan y los acosados sean consolados. Ese es mi propósito y oración.

El tema en la Biblia

Alguien podría preguntar, ¿es el tema bíblico? ¿Podemos verlo en las escrituras solo esto es mi buena intención? Porque, a fin de cuentas, las intenciones por buenas que sean solo intenciones son.

La respuesta es sí. El tema es bíblico. Solo la bendita palabra de Dios registra y comparte las más edificantes y consoladoras historias de la vida real.  Historias que impregnan huellas positivas. Historias que confrontan, en fin, historias selectas por Dios que cambian nuestras vidas.

La historia que consideraremos no es la excepción. Es una de las más conmovedoras y edificantes, en que observamos el poder de Dios obrar un milagro que cambió la vida de una mujer, una familia y una nación. Esta historia es la historia de Ana.

Es una de esas historias que nos ayudan a continuar en la vida a pesar de las dificultades causadas por acoso dentro de las congregaciones que podríamos estar atravesando.

¿Quién fue Ana?

Fue una de las mujeres de un hombre llamado Elcana, cuyo nombre significa, (Dios posee o Dios crea).

Esta mujer es reconocida en la Biblia por ser una mujer de profunda, sincera y perseverante oración. Al punto que el resultado de su fe y oración fue reconocido en el libro de Hebreos 11:32-34. Ana fue una ferviente adoradora y excepcional mujer de fe.

Su nombre Ana, significa (Gracia). Ella era estéril y tenía en su misma casa a su peor enemiga. Ana era ridiculizada y emocionalmente maltratada por su rival, una mujer llamada Penina, quien la atormentaba por ser estéril. El nombre de su injuriadora Penina significa (Joya).

El caso de acoso contra Ana

1 Samuel 1:6-19

“Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos. Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía. Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?”

El acoso de Penina contra Ana era muy cruel y vil. Penina acosaba a Ana porque que Ana era estéril. Penina había podido dar hijos a su marido compartido, Elcana y Ana no.

En la sociedad en que vivía Ana ser estéril era algo muy denigrante y humillante para una mujer. Ser estéril era motivo de repudio por el marido de una mujer. La atención hacia la mujer estéril era de inferior calidad, debido a que dicha mujer no concebía hijos y por ende no contribuía en desarrollar descendencia generacional. De esta tragedia en Ana se burlaba Penina.  

¿Ha sido víctima de acoso por alguna desventaja física por creyentes en y fuera de la iglesia? Si lo ha sido o está siendo siga leyendo.

El acoso de Penina contra Ana era tal que Ana estaba tan irritada, enojada y entristecida al punto que le causó depresión. La Biblia dice que lloraba y no comía. Su esposo Elcana mismo parecía estar preocupado por la condición depresiva de Ana. Él le preguntaba a Ana ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?”

Elcana no solo parecía preocupado, sino también frustrado por la impotencia de no poder ayudar a Ana. Eso lo podemos ver en el texto cuando Elcana pregunta: ¿No te soy yo mejor que diez hijos? Esta pregunta nos arroja luz para comprender el texto con mayor claridad. Porque revela que Elcana sabía la causa primordial del sufrimiento de Ana. Él sabía que su aflicción era porque era estéril. Aunque Elcana parecía estar siendo considerado con Ana, Elcana a su vez no había logrado detener el acoso contra Ana. Además, con su pregunta, Elcana estaba invitando a Ana a que se resignara de su condición.  

Es la típica dinámica que se desarrolla en el ciclo de acoso, los que deben detenerlo no lo hacen y en sus frustraciones invitan o sugieren a los acosados a que resignen y simplemente lo acepten.

Agravantes en el acoso

El acoso de la cruel Penina no terminaba ahí. Penina le añadía unos agravantes. Ella lo hacía constantemente de manera inoportuna e imprudente. Penina lo hacía cada año cuando subía a la casa de Jehová.

Ser acosado de por si es algo malo, pero se agrava cuando lo sufrimos en momentos cuando nos dirigimos a la casa de Jehová, en ese particular momento en que nos disponemos en esperanza buscar ese bálsamo tan necesario. Tal inoportuno acoso impacta negativamente nuestras vidas, así afectando nuestra comunión y paz. Elementos tan necesarios en la adoración y enfoque espiritual.

Debido al dolor que causa el acoso, al llegar el día en que se iba a la casa de Jehová, en vez de ser un día esperado con fe, esperanza y entusiasmo, ahora era un día de tristeza y ansiedad.  Ser afligidos es algo que entendemos nos ocurrirá, pero ser afligidos cuando precisamente vamos a la casa de Jehová es una muy triste situación.

De Ana podemos aprender

De Ana podemos aprender algo muy interesante. Ana no dejaba de ir a la casa de Jehová. No empece su injuriadora iba a la misma casa de Jehová, la fe de Ana era sostenida por Jehová. Ana perseveraba a pesar de su depresión y condición física.

Ana nos enseña que los efectos del acoso no detienen el propósito de Dios aun en medio de las más crueles condiciones de acoso realizadas por creyentes.

Ana se levantó, comió y bebió y aunque aún cargaba grande amargura en el alma, no empece oraba a Jehová. No permitió que el acoso, la depresión y su frustrado marido la detuvieran en buscar a Dios para su vida.

Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová, ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.”

El acoso y sus efectos ni nuestras limitaciones detienen la mano y agenda Divina en relación con su propósito en nosotros. Lo que debemos hacer es seguir confiando en Dios. Continuar orando no empece a cómo nos sentimos. Aunque tengamos acosadores, oremos, aunque tengamos dolor y amargura, oremos, aunque nos malinterpreten los carnales, sigamos orando. Llorar delante de Dios no es pecado, si hay que llorar, lloremos con todo el corazón.

 No olvidemos comprometernos con Dios

A muchos de los que sufren acoso lo que se les está ministrando es motivación psicológica con confesión positivista, esto último no es otra cosa que metafísica. ¿Sabía usted que los que enseñan como evangelio esta doctrina de demonio, les conviene que de usted sigan abusando? Ellos se lucran de su dolor. Si, ellos no son parte de la solución, son parte de la enfermiza dinámica. Son los que le dan un efímero aliento para que siga en el cruel ciclo. Para mi esos son ¡Monstruos!

La verdad es que usted no necesita esa baratija. Usted mi amado hermano(a) no necesita desbalanceada motivación humana, usted y yo lo que debemos hacer es comprometernos con Dios. El es nuestro perfecto motivador. Dios mismo no motiva a orar de la manera de acuerdo con su designio. Es ahí donde experimentamos la sanidad de su amoroso bálsamo.

“E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.”

Ana se comprometió con Dios. Para hacer algo así, Dios mismo tiene que motivarnos a realizarlo. Lo que nos motiva es el propósito de Dios y es Él quien nos motiva. Él nos impulsa, guía y fortalece para que nos alineamos con lo decretado por Él. Dios no siempre está de acuerdo con nuestros sentimientos, pero Dios siempre estará de acuerdo con nuestro bien; y nuestro bien, es que estemos en su propósito.

Comprometernos con Dios aliviará el dolor causado por el acoso. Lo peor es que además de estar siendo golpeados por el marrón del acoso, estemos desorientados en la vida.

Oremos, aunque los religiosos nos juzguen mal

Nunca faltan los religiosos carnales que están observándonos dentro de la casa de Jehová. Estos, debido a su pobre y genuina vida de oración han consentido en pecar y por ende, están ciegos.

Es muy triste esto. Los que, dentro de la casa de Jehová, deberían estar dispuestos a ayudar a los que sufren acoso, lo que hacen es mal juzgarlos por su falta de sabiduría, prudencia, discernimiento; en fin, amor.

Elí era el sacerdote que debió haber cerrado su boca si no tenía claro que le pasaba a Ana. Pero Elí la juzgo como ebria y bajo esa errónea presunción, le interrumpe la oración de Ana. ¿No le ha ocurrido que ni aun en la casa de Jehová a veces puedes orar en paz? Sí, a mi también.

“Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella. Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; y Elí la tuvo por ebria. Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria? Digiere tu vino.”

El acoso ni nuestra limitación debe detener ni mucho menos determinar cuánto oramos. Ana oraba largamente delante de Jehová. Ana oraba en su corazón y no dejaba que su oración se escuchara. Oremos, oremos y oremos cuando el acoso nos quiera destruir.

Dios escucha y responde

“Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste. Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella. Aconteció que, al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.”

La oración sincera con la fuente de motivación correcta dirigida a Dios es escuchada y en su tiempo respondida. La depresión es sanada y la adoración se fortalece. La vida familiar es sanada y los acosadores enmudecidos.

Deseo dejarle con un modelo de oración para el que está sufriendo acoso de cualquier tipo. No es un rezo, es una ferviente oración de la cual debemos aprender no a memorizar, sino a realizar con el más profundo entendimiento. Pídale a Dios que le enseñe en cada palabra el Divino propósito por el cual Él la inspiró y sobre todo dele gloria a Dios, porque a través de su prueba se encontró con esta reveladora historia.

Que su vida sea de ejemplo a otros que sufren acoso, tal como lo es la de Ana la madre del profeta.

Aprendiendo de Ana;

Israel

1Sam. 2:1-11

1 Y Ana oró y dijo: Mi corazón se regocija en Jehová, Mi poder se exalta en Jehová; Mi boca se ensanchó sobre mis enemigos, Por cuanto me alegré en tu salvación.

2 No hay santo como Jehová; Porque no hay ninguno fuera de ti, Y no hay refugio como el Dios nuestro.

3 No multipliquéis palabras de grandeza y altanería; Cesen las palabras arrogantes de vuestra boca; Porque el Dios de todo saber es Jehová, Y a él toca el pesar las acciones.

4 Los arcos de los fuertes fueron quebrados, Y los débiles se ciñeron de poder.

5 Los saciados se alquilaron por pan, Y los hambrientos dejaron de tener hambre; Hasta la estéril ha dado a luz siete, Y la que tenía muchos hijos languidece.

6 Jehová mata, y él da vida; Él hace descender al Seol, y hace subir.

7 Jehová empobrece, y él enriquece; Abate, y enaltece.

8 Él levanta del polvo al pobre, Y del muladar exalta al menesteroso, Para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor. Porque de Jehová son las columnas de la tierra, Y él afirmó sobre ellas el mundo.

9 Él guarda los pies de sus santos, Mas los impíos perecen en tinieblas; Porque nadie será fuerte por su propia fuerza.

10 Delante de Jehová serán quebrantados sus adversarios, Y sobre ellos tronará desde los cielos; Jehová juzgará los confines de la tierra, Dará poder a su Rey, Y exaltará el poderío de su Ungido.

A la imagen de Dios

“Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”  Gn. 1:26-27

         Por años se a debatido en cuanto a lo que es la imagen de Dios en el hombre. 

         Los teólogos aún debaten sobre el tema. Parte de lo que hace el tema debatible es que la Biblia no lo define per se, sólo se pueden hacer inferencias de los versos citados arriba. 

        No por eso el tema no debe ser considerado. Es de vital importancia hacerlo debido a que el no conocer nosotros lo que es la imagen de Dios, ni conocer a Dios correctamente no nos conoceremos debidamente a nosotros mismos. 

Tres Posiciones        

Sólo para ayudarnos a entender esto más claramente les presento las tres posiciones de ver este tema: 

1) La funcional 

        Comienzo con esta porque es la más que se ha destacado en nuestros días. Esta enseña que la imagen de Dios no es algo que esté presente en la composición del hombre, ni que sea la experiencia de la relación con Dios o con los demás seres humanos, sino que la imagen consiste en algo que uno hace. Específicamente el ejercicio de gobernar y/o tener potestad sobre la creación. Utiliza como fundamento (vs.26b) “señoree” 

         El problema con esta posición es que se da a entender que la imagen de Dios en el hombre es sólo una función. Cuando en sí el hombre puede ejercer el señorío atribuido por Dios, sobre otras criaturas, porque tiene la imagen de Dios. Primero Dios le dio su imagen y luego le dio la responsabilidad. Primero lo cualifica y luego le da el trabajo. 

2) La relacional 

         Es la que la teología postmoderna están utilizando actualmente. Esta enseña que los seres humanos están hechos a la imagen o que muestran la imagen de Dios, cuando establecen una relación en particular con Dios y/o otros seres humanos. O sea que la relación ES la imagen. 

        Aquí el problema es que esta posición solo se concentra en que existe imagen, no dice lo que es. Además, que depende del hombre que esa imagen se manifieste porque está sujeta a su relación, o sea, que sí el hombre no está en relación con Dios se puede decir entonces ¿qué no tiene la imagen de Dios en él? 

3) La sustancial 

        Es la más usada a través de la historia de la iglesia. Enseña que la imagen de Dios está en la misma naturaleza del ser humano en la forma en que fue hecho. Porque somos seres humanos, somos la imagen de Dios. La imagen en sí es el conjunto de cualidades que se requieren para que las relaciones se den y las funciones se puedan ejercer. Contiene la voluntad, emociones, razón y libertad limitada , conceptos, ideas y creatividad. Es la posición completa y correcta. 

Es importante señalar  

       La imagen no se perdió en la caída del hombre, se distorsionó pero no se perdió. 

        En el decalogo (los diez mandamientos), Dios prohibe el asesinato. Los diez mandamientos fueron dados siglos después de la caída del hombre en Edén. Sin embargo, Dios castigó a Caín por haber matado a su hermano Abel. Suceso que ocurre no muy distante luego de la caída. El punto es que la imagen de Dios en el hombre nunca se perdió aun después de haber pecado.  

      En el texto a continuación, aprendemos que antes de que se dieran los diez mandamientos, Dios dijo que el hombre (ya caido), continuaba teniendo la imagen de Dios. 

“El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.”  Gn.9:6

El Concepto es reafirmado 

        En el Nuevo Testamento se reafirma que la imagen no se perdió en la caída: 

1 Corintios 11:7 “Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón” 

Santiago 3:9 “Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios” 

2 Corintios 3:18 “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” 

Colosenses 3:10 “y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno” 

Romanos 8:29 “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” 

       Para entender la imagen de Dios tenemos que ver detenidamente a Jesús. El es la máxima manifestación y ejemplo de la verdadera imagen de Dios en el hombre. 

Colosenses 1:15 “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.” 

¿Por qué este tema? ¿Tiene algún uso práctico o es mera información teológica? 

       El propósito de este tema es fortalecer la vida práctica de los hermanos. Precisamente, porque aun después de la caída, la naturaleza pecaminosa se manifestó, no significa que hayamos perdido la imagen y semejanza de nuestro Creador. Por tanto, de Cristo, el primogénito de toda la creación, podemos aprender y aplicar los siguientes principios.    

        Basandonos en el evangelio de Juan capitulo 17 vemos: 

1. Oración  

“Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti;” Juan 17:1

        El capítulo 17 del evangelio según Juan se conoce como la oración intercesora de Jesús. Si Jesús intercede por los discípulos, quienes eran hombres pecadores, es porque eran de Dios. Si Cristo oró, ¿no deberíamos nosotros orar también? La oración debe ser nuestra más prominente disciplina espiritual a seguir. Desde ella todas las demás disciplinas toman eficacia.  

      Por ejemplo: leer la Biblia sin orar nos llena de información pero se hace muy difícil aplicar prácticamente lo aprendido. Sin oración no podemos comunicarnos efectivamente con Dios. El ayuno sin oración es prácticamente pasar hambre, etc. En fin, una vida de adoración requiere profunda oración.       

2. Unidad  

Los versículos 21-22 dicen: 

“para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.” 

La unidad requiere verdad. No se puede estar en unidad si no hay algo más poderoso que una. Esa fuerza unificante es la verdad gloriosa del Dios Soberano. Cristo oró que seamos uno en Dios. Uno con la verdad absoluta. 

      Nadie puede unirse a otro o alguna causa a menos que esté de acuerdo con una verdad. Nadie se une a otro si no cree lo mismo. Claro, vivimos en tiempos en que la relatividad de la verdad es la orden del dia. Es por lo que, los que hemos recibido del Señor la única y absoluta verdad del evangelio del Reino de Dios, debemos mostrar a través de una inquebrantable unidad, esa gloriosa verdad. Nuestra unidad debe ser tan fuerte que el mundo crea que Cristo fue el enviado del Padre.  

Tanta división entre nosotros no muestra la gloriosa unión de la cual el Señor intercedió para aquellos que, aun después de haber pecado, no perdieron la imagen de Dios en ellos.  

Algun lector dira: “¡Ah! Israel olvidate de eso. Tu lo que quieres es que estén de acuerdo contigo.” No busco eso. Pretender eso sería absurdo y arrogante. Es precisamente la arrogancia lo que nos mantiene tan divididos. Cuando un hermano que cree la verdad absoluta del evangelio se distancia de otro por asuntos meramente secundarios u opiniones encontradas. Opiniones que no atentan contra los principios y fundamentos de esa verdad,  y rompe filas de unidad, se debe a su arrogancia.

El desacuerdo en una opinion de índole secundario, no lo tolera, lo toma personal y se le enciende el siniestro fuego del orgullo. En fin, se rompen filas no por amor a la verdad como se alega muchas veces. Se rompen filas por amor a ellos mismos.  

     Caer en esa tentación es detrimental para la unidad que el mundo debe ver en nosotros, sin mencionar que va en contra de lo que el mismo Señor oró.  

Vivimos en tiempos que la relatividad de la verdad no es sólo característica del mundo, sino que ahora dentro de la verdad absoluta los hombres hacen su “verdad absoluta”. En otras palabras, una verdad dentro de la Verdad.  

¿Soy yo ecumenico? No, no y no. Simplemente soy uno que cree que por amor a la sana verdad absoluta revelada en las escrituras, debemos estar unidos, no desunidos por luchas necias para determinar quién tiene la razón. La razón la tiene Dios y su infalible verdad. Luchar con otro hermano que está y cree en esa razón, es buscar saciar la sed del sediento ego por ser reconocido.

¿Quien determina esa verdad? ¿Yo? Yo no. Ni soñarlo. Ni tampoco ningún otro ser humano. Lo determina la misma autoridad del Dios quien la inspiró. El perfecto balance que la sana interpretación de la palabra de Dios ofrece.   

3. Sometimiento  

En el versículo 4 dice: 

“Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.” 

Si hay un principio con el cual todos luchamos en mantener, es el sometimiento. Existen varios factores que contribuyen a eso: 

    a. Voluntad- Nuestra voluntad constantemente está en lucha contra la voluntad de Dios. Es característico del ser humano hacer su propia voluntad.  

    b. Irreverencia hacia Dios- Un corazón (mente) irreverente, endurecido y torcido contra Dios, hace el sometimiento difícil. 

    c. Selectividad- Muchas veces escogemos a que nos sometemos. Claro, la Biblia enseña que no podemos someternos al pecado ni nada pecaminoso. pero muchas veces aun dentro del propósito de Dios con nuestras vidas, solo queremos someternos a lo que consideramos necesario. Se nos olvida que en los propósitos y procesos de Dios en nosotros todo es necesario. 

    d. Desconceptualización- Se tiene un mal concepto de lo que es sometimiento. Sometimiento es hermano de obediencia. Sin sometimiento no hay obediencia.  

Podríamos abundar en cada uno de estos factores y aun mencionar otros. Pero no es el tema.  

El Señor nos enseñó lo que es sometimiento. Dijo que Él había acabado lo que se le encomendó que hiciera. Lo que se encomendó fue ir a la cruz. Dura misión, solo Él podía ser el escogido para tal portento.  

      Aun asi, en el huerto del Getsemaní dijo: 

 “Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: «Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.»  Mateo 26:39  

Tres veces oró las mismas palabras. En otras palabras, tres veces oró que hacer la voluntad del Padre era lo que importaba no empece al sufrimiento. ¡Que ejemplo! 

A pesar que nuestra voluntad lucha contra la de Dios, por cuanto aun está en nosotros la imagen de Dios en nosotros, podemos rendir nuestra voluntad, con la ayuda de Dios, a someternos a su Divina voluntad. 

Terminemos lo que se nos ha encomendado hacer para la gloria de Dios. Sometamonos a Él y su orden.  

Que los siguientes versos nos animen continuar adelante a pesar que tenemos defectos. Cristo no tuvo ni tiene defectos, aun asi, nos enseñó con su gran ejemplo mientras estuvo en la Tierra, a  depender de Dios para desarrollar la obediencia. Obediencia tan necesaria en nuestras vidas.

“Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;” Heb. 5:7-8  

Concluyendo 

De Adán heredamos la distorsión de esa imagen de Dios en nosotros, pero en Jesús esa imagen será libre de distorsiones en nuestra resurrección. 

“Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción. Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder. Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.” 1Cor. 15:45-47  

Con la imagen de Dios y defectos; 

Israel 

Si fallamos en planear, planeamos para fallar

“Del hombre es hacer planes en el corazón; de Jehová es poner la respuesta en la lengua.” Proverbios 16:1

Siempre es agradable volver a comunicarnos. Los extrañe mucho.

Deseo compartir en esta ocasión este artículo, que como siempre espero les edifique.

Comienzo diciendo

Es importante tener por escrito y muy claro un plan en la vida y para la vida.

Ese plan debe ser específico y detallado, no meramente un pensamiento sin forma, sin estructura y sin organización.

No hacer esto garantiza el fracaso y la insatisfacción en la vida. ¿Por qué? Porque no planear es vivir sin dirección y sin un preciso acimut. Es vivir siendo empujado por las corrientes de los vientos de la distracción y a la deriva en las olas del desenfoque.  

No nos equivoquemos

Una cosa es fracasar mientras se desempeña el plan y otra cosa es fracasar por no tener ninguno. Esto es porque los planes requieren que respetemos el proceso del desarrollo de este. Mientras ese proceso está ocurriendo, episodios de fracaso emergen. Pero eso no significa que el plan totalmente fracaso. Continua, sigue adelante y confía en el Señor.

Una cosa es que algo planificado no se materializó y otra cosa es que nada se materialice por no tener un plan. Porque el peor plan que se puede hacer, es no hacer ninguno.

De hecho, muchas parejas enfrentan adversidades porque el hombre sin un plan preciso para su familia jamás tendrá una ayuda idónea contenta. ¿Por qué? Porque una verdadera ayuda idónea no puede ayudar a un hombre sin un plan. Ella trabajará en su propio plan al ver que él no cuenta con ninguno.

Ahora bien, no nos equivoquemos. Un hombre con un plan definido necesita que la ayuda idónea utilice al máximo sus habilidades y destrezas en el desarrollo del plan. Haciendo esto, ambos (la familia entera), se beneficiará y sobre todo, Dios será glorificado.

Aún de los planes que no se materializan aprendemos y esas lecciones eran necesarias aprenderlas para la planificación de un plan mejor. Así que cuando un plan no se materialice, simplemente trabaja en otro.

Veamos tres principios en el texto en consideración

  1. Planear es una capacidad que Dios le ha dado al hombre. Si la dio fue para se use.

Es por por lo que un hombre que no planea solo existe. Ese hombre estará siempre sujeto a ayudar a otros desarrollar sus planes. Vivirá con un gran vacío e insatisfacción.

¿Conoces a alguien que vive en gran insatisfacción e inseguridad? Por lo general son personas que por no tener un plan preciso no han experimentado la satisfacción que produce ver la mano Divina ayudándoles a ellos ejercitar sus capacidades en el establecimiento de un plan.

Utilice la capacidad de planear. Busque la dirección del Señor para que su plan este de acuerdo con de Él. No solo busque la mano de Dios, busque el rostro de Dios para que obtenga dirección precisa. Una vez tenga esa dirección, que se encuentra en la Biblia, y/o puede Dios mostrarsela a través de muchas maneras, ejecute el plan paso a paso en plena certidumbre de fe.

Un hombre sin dirección en el desarrollo de un plan es semejante a un gran lujoso crucero que sale del puerto sin dirección y sin ruta. Podrá salir del puerto, pero de seguro quedará varado en alguna playa.

Por lo tanto, no es solo tener un plan, es también tener dirección en la ejecución del mismo.

2. Es de Dios la aprobación y materialización del plan.

No queramos hacer el trabajo de Dios, hagamos el nuestro.

Este verso lo comprueba:

“El corazón del hombre se propone un camino, pero Jehová endereza sus pasos.Proverbios 16:9

El hombre debe proponerse un camino para que tenga movimiento. Sin movimiento no hay progreso en el plan ni hacia el plan. En el movimiento aprendemos y descubrimos talentos, destrezas y dones que desconocíamos que Dios nos había dado.

Eso da gran satisfacción y sobre todo da Gloria a Dios. Porque estaremos maximizando lo que Dios nos ha dado.

Recordemos que Dios dirige al que está en movimiento.

Explico. Si usted posee el mejor carro último modelo. Con un motor de increíble capacidad y caballaje, pero lo mantiene estacionado, no llega a ningún lado.

3.Planear nos ayuda a valorar lo que Dios nos ha dado.

No nos preocupemos por lo que no tenemos aún, planeamos de acuerdo con lo que sabemos que tenemos. Es un gran error no planear por considerar que faltan recursos. De tu lado está el único soberano Dios quien te ayuda.

Dios se encargará de enseñarnos que mientras el plan se desarrolla El cumple su propósito. Lo que Dios nos ha dado es muy valioso. No lo cambies por dinero ni por nada.

Concluyo

 Planifica ser desplegado en vez de empleado. Desplegado significa:

Extender algo que estaba doblado. Ser dirigido hacia una asignación. Una asignación que tiene una meta y propósito. Una meta que al llegar a ella se obtiene la satisfacción de la victoria.

En el desarrollo del plan;

Israel

AMNESIA ESPIRITUAL

Definicion.

¿Que es amnesia? La más simple definición la provee Google.com. Es la siguiente: “Pérdida total o parcial de la memoria que impide recordar o identificar experiencias o situaciones pasadas”

Amnesia espiritual la defino como: “Pérdida total o parcial de la memoria que impide recordar o identificar experiencias o situaciones pasadas de las cuales Dios me libró, salvó, sanó y de como yo era cuando Él me encontró.”

Es importante que recordemos y nunca se nos olvide cómo éramos y que estábamos haciendo, cuando Dios se nos reveló con su poderoso evangelio y su infinita gracia.

Por si se nos ha olvidado, aquí hago un serio recordatorio:

2“Como ellos no quisieron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer cosas que no deben. 29 Están atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y perversidades. 30 Son murmuradores, calumniadores, enemigos de Dios, injuriosos, soberbios, vanidosos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia. 32 Esos, aunque conocen el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.” Romanos 1:28-32

Y por razón de no hacerlo muy largo, obvie citar desde el versículo 18. Esto es solo un fragmento de lo que describe la Biblia acerca de la total depravación del hombre caído. Sí, así nos encontró Dios. Muertos en delitos y pecados. ¿O se nos olvido?

Dios manda a que recordemos.

Posiblemente alguien esté pensando: “¡Ah Hermano la Biblia dice que no nos acordemos de lo que pasó!” Haciendo referencia a el siguiente pasaje:

“No os acordéis de las cosas pasadas
ni traigáis a la memoria las cosas antiguas.” Isaias 43:18

Lo que se les olvidó es que cuando Dios le dijo esto al pueblo de Israel a través del profeta Isaías, lo dijo dentro del contexto de que no añoremos o continuemos estancados en las cosas pasadas. Esto fue dicho en un contexto de promesas de renovación, progreso y victoria.

Aunque no tenemos que vivir en las memorias del pasado, gracias sean dadas a Jesucristo. No por eso, debemos olvidar de que fuimos salvados, de donde nos saco, cuanto y que nos perdonaron y de quien y que fuimos liberados.

Dios en numerosas ocasiones nos manda a que no olvidemos de cómo Él nos encontró y ha tratado con nosotros para santificarnos a la imagen de Su Hijo Jesucristo.

Aquí les comparto solo algunas ocasiones.

«Oídme, los que seguís la justicia,
los que buscáis a Jehová.
Mirad a la piedra de donde fuisteis cortados,
al hueco de la cantera de donde fuisteis arrancados. Isaias 51:1

12 Acuérdate de que fuiste siervo en Egipto; por tanto, guardarás y cumplirás estos estatutos. Deuteronomio 16:12

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud,
antes que vengan los días malos,
y lleguen los años de los cuales digas:
«No tengo en ellos contentamiento» Eclesiastés 12:1

“Acuérdate de estas cosas, Jacob,
porque mi siervo eres, Israel.
Yo te formé, siervo mío eres tú.
¡Israel, no me olvides!”Isaias 44:21

Estos son solo algunos versos que prueban que a Dios le gusta que tengamos buena memoria de cómo Él ha tratado con nostros.

Observacion

¿Observa algo muy peculiar en los versos citados arriba? Todos están dirigidos a gente que ha conocido a Dios. Pueblo de Dios, gente que experimentaron el trato de Dios con ellos.

Lamentablemente la amnesia es en el pueblo de Dios. Porque el impío no tiene a Dios en su noticia. El necio dice que no hay Dios. (Salmos 14:1). Uno que nunca conocido a Dios, no tiene memoria de Él.

Esta perdida de memoria aumenta cada dia. Son cada dia mas los que se olvidan de donde fueron sacados.

¿Como lo se?

Es que es obvio. Lo único que hay que hacer es observar con sinceridad a nuestro alrededor.

Lo sé al observar el distanciamiento que existe hacia el perdido. Cuán distante estamos de atender las necesidades que aquejan al pecador sin arrepentimiento y aun al recién espiritual nacido.

Hagamoslo pero sin amnesia espiritual

Dar tratados y predicar el evangelio a diestra y siniestra es muy bueno y me consta que aun se hace. Pero, la forma mas efectiva de evangelización es la que atiende las necesidades de los hombres. No olvidemos que el Cristo que predicaba, era también el que saciaba el hambre física del perdido y discípulo. Luego que manifestó más de su persona y ministerio, enérgicamente corrigió a los que lo seguían por panes y peces. Primero suplió para las necesidades y luego corrigió con ahínco. Ese es el modelo a seguir.

Corrigió el pecado de la mujer que fue sorprendida en adulterio, sin condenarla. Trato a la mujer samaritana con compasión sin dejar de tratar su pecado. Trato la negación de Pedro con amor y la incredulidad de Tomás con tacto. Recordemos que Cristo nunca peco, y aun asi,teniendo toda la autoridad, nos dejó el ejemplo.

Cristo toco al leproso, al ciego y al muerto. Cristo se conectó tanto con el pueblo en pecado que tuvo que ser identificado por el beso de Judas Iscariote para que los romanos lo identificaran y arrestaran.

Pero, es mucho más fácil predicar por Facebook que, acercarse genuinamente al pecador. Es mas facil porque mantiene distancia, es impersonal. Esta muy bien que se difunda la verdad del evangelio; (sin mencionar que a veces ni el evangelio se predica, más bien se predican opiniones de hombres). Pero, no lo estoy censurando. Tengo muchos amigos que son hombres y mujeres de Dios que lo hacen y los escucho. No estoy atacando a nadie. Veo la buena intención, aunque a veces veo que la motivación es más bien ser escuchados.

Lo que planteo es que es más auto-confrontativo vernos reflejados en el espejo de las miserias, dolores y traumas de las almas; y por lo tanto nos da amnesia disociativa. Se nos olvida identificarnos con ellos en sus frustraciones. Queremos borrar nuestra memoria, al contemplar que sus manipulaciones tratando de ganar algo, no son son desconocidas porque las hicimos.

Utilizamos el asco de que huelen a pecado, cigarrillos y alcohol, para mantenernos distantes, sin contacto infundido por amor y compasión. ¡Wow! ¿Tan rápido se le olvido ese olor? ¿No era esa nuestra colonia y perfume antes? Cuando no sabiamos ni quiénes éramos; ¿cómo dolía cuando nos juzgaban con prejuicio de cómo criamos a nuestros hijos? Pero ahora, nosotros los juzgamos. Y no solo eso, los desechamos por sus abortos y divorcios. Olvidando que aun muchos lidian con esas cicatrices. Los condenamos desde nuestro estrado por sus adulterios, fornicaciones, concubinatos y disfunciones familiares. Olvidando muy pronto que Dios de ahí ha sacado a muchos.

Lo que digo no lo digo para que el pecado no se corrija y se le llame y trate como lo que es, asqueroso condenado pecado. Pecado que ofende a Dios. No creo en “amapuchar” o sea, tratar el pecado con liviandad. Pero, si creo en que:

” Con misericordia y verdad se corrige el pecado; con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.” Proverbios 16:6

Misericordia y verdad. La misericordia con que hemos sido tratados por Dios es necesaria para atender la necesidad apremiante del hombre, sin olvidar la verdad que libera, santifica y corrige. Ambas son necesarias en su equitativo balance.

Refrescando la memoria

Le voy a refrescar la memoria. ¿Recuerda cuando le predicaron el evangelio? Se acuerda de quien o quienes lo hicieron? ¿Recuerda cuándo, cómo y dónde? Posiblemente si se acuerda. Pero, le pregunto, ¿el que te predicaran el evangelio fue suficiente para atender todas tus necesidades?

Sin dudas atendió la necesidad de salvación, pero solo fue el comienzo de la necesidad de santificación y cambio.

¿Recuerda que aun se luchaba contra vicios, malos comportamientos, malas palabras, envidias, injurias, codicias, celos, inmundicias, mentiras, fornicaciones, promiscuidades, adulterios, vanidades y orgullo entre otros pecados más? Todo eso, y aun estando en la iglesia.

Es mas, no faltemos a la honestidad, que de hecho, ser deshonesto es pecado; aun se batalla con la carne y el viejo hombre, aun siendo cristiano. ¿Verdad que si?

¿Recuerdas cuando nada sabíamos en cómo someter al Espíritu nuestra carne? ¿Que no sabiamos orar y alabar? No sabíamos acerca del bautismo y nuestra vida de adoración apenas comenzaba. Necesitábamos aprender a ser discípulo de Cristo y a comprender las Escrituras. En fin, fuimos impíos y posteriormente niños espirituales.

Gracias sean dadas al Espíritu Santo y a hombres y mujeres que Dios usó para desarrollarnos en la novedad de vida.

No culpabilidad

No hago esto para hacer sentir culpable a nadie. Ni mucho menos por masoquismo espiritual. Es necesario hacerlo para curar la amnesia espiritual. La amnesia se cura trayendo memorias. Invitando a que los circuitos atrofiados por desnutrición espiritual se reconecten. La amnesia hay que tratarla con urgencia, porque de lo contrario, su daño avanza muy velozmente. Por tal razón es necesario sacudirla con vehemencia, hay que detenerla.

La amnesia espiritual es tan rampante que ahora predicadores que apenas perseveran en sus congregaciones, porque se mantienen con agitadas agendas de predicación, 90% de sus compromisos son dentro de las iglesias. Ahora se hace evangelismo dentro de los evangelizados. ¿Será que se nos olvidó que los que ya están dentro del redil, ya estan dentro? ¿Qué a los que hay que evangelizar están afuera?

La amnesia ha hecho que olvidemos que es el verdadero ministerio y su atinado enfoque. Peor aun, lo que es la gran comision. La cual dice:

15 Y les dijo:—Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que crea y sea bautizado, será salvo; pero el que no crea, será condenado.17 Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, 18 tomarán serpientes en las manos y, aunque beban cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.” Marcos 16:15-18

Jesus dijo: “id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura…” No dijo: “Inviten a la campaña a otra iglesia para que se llene y aprovechen e inviten un amigo.” Si, ok esta bien, lo dejaré hasta ahí.

Un sabio consejo a la iglesia.

No puede ser mi consejo. Aunque soy pastor, mi consejo a la iglesia en general sería un atrevimiento. Solo el Señor nos aconseja como iglesia en general. El es la cabeza y fundamento.

Solo deseo dejarte con el consejo que dice aquí, hasta la segunda parte de este artículo.

“Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: “El que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas dice esto:” ‘Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives y estás muerto. Sé vigilante y confirma las otras cosas que están para morir, porque no he hallado tus obras bien acabadas delante de Dios.Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete, pues si no velas vendré sobre ti como ladrón y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. Apocalipsis 3:1-3

Aun recordando de donde me sacaron;

Israel

¡Uff! Que muchas cosas.

¿Que piensas cuando sientes que no puedes tener un respiro? ¿Cuando suspiras al no se experimentar descanso ni alivio? Estoy seguro que en algún momento de tu vida has suspirado ¡Uff! Que muchas cosas me ocurren.

Al igual que ustedes, he suspirado desde muy adentro: ¡Uff! Les comparto que muchos acontecimientos se han suscitado desde la última vez que nos comunicamos. Acontecimientos de victoria, como de luto. Acontecimientos llenos de alegrías y otros de tristezas. Momentos de celebración y otros de ser insultado. En fin, acontecimientos que requieren atención, enfoque y son usados por Dios para el enseñarnos en esta jornada que llamamos vida.

YA ESTA PREORDENADO

Dios es quien preordeno todo lo relacionado a las vidas de los hombres. Algunos hombres piensan que eso no es así, porque de ser asi, Dios estaría invadiendo la libertad humana. Bueno, para los que piensan así les invito a que sigan leyendo y consideren lo dicho por el salmista:

“Por Jehová son ordenados los pasos del hombre
y él aprueba su camino” Salmos 37:23

Y añade:

” y me hizo sacar del pozo de la desesperación,
del lodo cenagoso;
puso mis pies sobre peña
y enderezó mis pasos.” Salmos 40:2

Es Jehová quien ordena los pasos del hombre y aprueba el camino nuestro. Es Jehová quien pone los pies sobre peña y endereza los pasos.

Los que argumentan que Dios invadiría la libertad humana al estar El en todo lo relacionado al hombre, incluyendo los pasos y caminos del hombre, lo que estan filosofando. Porque bíblicamente no tienen fundamento para sostener su argumento.

LIBERTAD HUMANA Y PROPÓSITO DIVINO

La libertad humana está sujeta al preordenado propósito Divino. La libertad humana no opera independiente de la voluntad del creador soberano. La libertad humana está en sujeción al que la creó , otorgó y pedirá cuentas por ella a quienes se la otorgó.

No olvidemos que Dios es quien es perfecta, soberana y eternamente libre para decidir y a nadie rinde cuentas. Es en el ejercicio de esa libertad, que Dios decidió, otorgarle al hombre libertad, pero esta, limitada.

Fue Dios el que puso límite a lo que el hombre podría tocar y comer en el huerto del Edén.

“Tomó, pues, Jehová Dios al hombre y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo cuidara. 16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: «De todo árbol del huerto podrás comer; 17 pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás.»” Génesis 2:15-17

De todo árbol puedes comer, dijo Dios; pero del árbol conocimiento del bien y del mal, específicamente de ese árbol no comerás. O sea, Adan (hombre), te doy la libertad de que comas de todos los árboles, pero estás restringido a uno. Aunque el hombre pudo decidir comer del árbol restricto, (haciendo así lo que estaba ya decretado), no lo hace totalmente libre. Es precisamente por ese acto es que peca. Dios no tentó al hombre, el hombre solo decidió de acuerdo a lo que de antemano ocurriria.

Junto con el límite o restricción Dios le hizo responsable del ejercicio de su libertad. “el dia que comas, ciertamente moriras”.

Para los que preguntan, ¿entonces la caída fue preordenada por Dios? La respuesta sencilla es: por supuesto. Nada ocurre que El no este en control.

No se desanime continúe leyendo.

CONSUELO ALENTADOR

¿Que tiene que ver todo esto con el tema? Que al nosotros lograr comprender lo antes expuesto, nos consuela y alienta a seguir adelante cuando sentimos que ya no podemos más. Cuando llega el profundo suspiro que nos hace exhalar: ¡Uff! Que muchas cosas.

Todo lo que ocurre en nuestras vidas, sea considerado bueno o malo, ocurre como parte de un propósito mayor del que entendemos en el momento en que nos ocurre.

Todo lo que nos ocurre nos dirige al plan ya trazado. Para los que aman a Dios, o sea, los que le obedecen y están sujeto a Su plan; todas las cosas le ayudan a bien.

“Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” Romanos 8:28

DILE NO A LA RESIGNACION

Los acontecimientos en nuestras vidas no se deben recibir con resignación. Porque cada uno de ellos es una experiencia con la voluntad Divina. Son oportunidades de aprendizaje que se deben altamente valorar.

Los sentimientos que experimentamos como producto de los acontecimientos, no son la brújula que guía nuestras vidas. La brújula en nuestras vidas es Dios. El ya sabe y pre ordenó cada paso y endereza los traspiés que hemos tomado debido a nuestras limitaciones y precipitadas rebeldes decisiones.

EL AMPARO DIVINO

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.” Salmos 46:1

Por cuanto Dios es nuestro amparo y fortaleza podemos descansar en Él cuando los acontecimientos en la vida nos hacen exhalar ¡Uff!

Dios no nos libra de las tribulaciones para que aprendamos a andar en medio de ellas. Así aprendemos a depender de su amparo y fortaleza al auxiliarnos.

El auxilio no es preventivo, es rescatista. Para ser auxiliado ya se tiene que estar en medio de la dificultad, peligro o afrenta. Por tanto, cuando te encuentres suspirando ¡Uff! en las tribulaciones, ten por seguro, que muy pronto llegará tu auxilio.

VIVIFICADOS

Dios no nos dejara nunca, El lo prometio. Consideremos lo que dice en el siguiente pasaje:

“Cuando ando en medio de la angustia,
tú me vivificas;
contra la ira de mis enemigos extiendes tu mano
y me salva tu diestra.
Jehová cumplirá su propósito en mí.
Tu misericordia, Jehová, es para siempre;
¡no desampares la obra de tus manos!” Salmos 138:7-8

Vivificar es retornar aliento de vida a algo o alguien que estaba desfallecido. Es dentro de la angustia que ese efecto vivificador nos es dado por medio de la diestra Divina. Esa experiencia vivificante ciertisimamente es fortalecedora y liberadora.

Dios no detiene que los enemigos expresan su ira contra nosotros. El lo permite porque de lo contrario; ¿cómo confiaremos en la diestra salvadora de Dios?

EL INDICADOR QUE DIOS ESTÁ CUMPLIENDO SU PROPÓSITO.

El suspiro que exhalamos ante todos los acontecimientos que enfrentamos, son los indicadores que Dios está cumpliendo su propósito en nosotros.

A través de su infinita misericordia, Él nos garantiza que no desampara la obra de sus manos. Nosotros somos la obra de sus manos y todo lo relacionado a nosotros es la obra de sus manos. Todo lo que existe es por obra de sus manos. Nada puede ocurrir sin que sus manos estén presentes.

En fin, cuando llegue el profundo ¡Uff! Que muchas cosas; recuerda que es el indicador apunta a que Dios está cumpliendo su propósito.

Dios decretó glorificarse antes de crear a la humanidad. El no decretó crear la humanidad para glorificarse, El ya era por siempre el Dios de gloria. Por tanto todo lo que ocurre fue decretado con gloria y para un propósito glorioso.

Tu y yo somos esos a los cuales Dios llena, vaciandonos cada vez que exhalamos un ¡Uff!

Aun exhalando suspiros;

Israel

Cuando lo que se esperaba no llega.


¿Alguna vez han sido defraudadas sus expectativas? Creo que a todos nos ha ocurrido eso.

La razón es porque todos nos hacemos expectativas. Dios nos dio la capacidad de poder hacérnoslas.

Aunque las expectativas son por lo general útiles para trazar un curso y mantenernos enfocados; por otro lado, debemos tener mucho cuidado con ellas.

Ellas pueden fácilmente convertirse en nuestros propósitos en todo lo relacionado en la vida.

Me explico. El veneno número uno que infecta las relaciones de cualquier tipo, son las expectativas. Cuando un cónyuge, novio, novia, jefe, empleado, oveja o pastor; es motivado y orientado en lo relacional por expectativas, cuando estas no son satisfechas, la decepción, frustración y coraje se apodera de las emociones, actitudes y por ende los comportamientos.

Comportamientos infectados de resentimientos y dudas. De inseguridad y temores. Comportamientos de venganza, odio, menosprecio y envidias.

Aunque Dios nunca defrauda porque en su esencia el no puede fallar. No por eso, El siempre responde o actúa de acuerdo con nuestras expectativas.

El problema obviamente no es Dios, son nuestras expectativas que son imperfectas y por lo general egoístas. Al Dios no satisfacerlas, simplemente porque no están de acuerdo con su perfecto designio y voluntad para nuestro bienestar, nos frustramos y resentimos contra Dios.

Fíjese que dije nuestro bienestar. Si, Dios nos responde y actúa de acuerdo con su propósito eterno para con nosotros. El no solo se mueve dentro de las circunstancias del momento, sino conforme al propósito eterno preordenado para con nosotros.

Pero es dentro de las circunstancias momentáneas y transitorias que nos forjamos expectativas esperando que, por alguna razón, o por méritos, obras realizadas, recompensas que creemos que merecemos, justicia que se nos debe, retribuciones a favores que hemos hecho etc. Nos hacemos expectativas de esto o aquello.

Aquí les presento uno de los pasajes que mejor explica lo antes expuesto:

“Sin embargo, cuando yo esperaba el bien, entonces vino el mal; cuando esperaba la luz, vino la oscuridad. Mis entrañas se agitan sin reposo, por los días de aflicción que me han sobrecogido. Ando ennegrecido, y no por el sol; me he levantado en la congregación, y he clamado. He venido a ser hermano de chacales y compañero de avestruces. Mi piel, ennegrecida, se me cae, mis huesos arden de calor. Mi arpa se ha cambiado por luto, y mi flauta por voz de lamentadores.”

Job 30:26-31

Cuando Job esperaba (tenia la expectativa), de recibir el bien, entonces vino el mal. Cuando esperaba luz, vino la oscuridad.

Dentro de él se agitaban sus entrañas, o sea, estaba en un severo estrés. Estrés que él describió como días de aflicción que le habían sobrecogido.

Job dijo que había clamado en la congregación, pero estaba solo.

¿Haz sentido que cuando tus expectativas no ser satisfechas te sobrecoge el estrés y la aflicción? ¿Te sientes solo y que cuando clamas sientes que nadie te responde?

Lo irónico es que luego de haber experimentado tal condición, continuamos viviendo de acuerdo con las expectativas. ¡Que terco somos!

Confiar en que lo que tenemos como expectativa se debe materializar, procede de nuestro egoísmo. La no materialización de la expectativa, si no se tiene cuidado, contribuye a que se distorsione en nuestro corazón la divina voluntad soberana.

Job en el lamento por su condición, a pesar de su integridad ante Dios, tuvo que aprender a no vivir de expectativas.

¿Qué le hacía a él esperar el bien? ¿Por qué él esperaba luz? ¿Habrá sido por su forma piadosa de vivir? ¿Por qué cada día sacrificaba ofrendas delante del Omnipotente?

Si fue por esas razones, vemos claramente al final del libro, que Dios le tenia mucho mas de lo que él esperaba. Dios le enseñó que quien lo preservaba era Dios mismo con su mano y poder. Job recibió de Dios mas de sus expectativas.

Asimismo continua haciendo Dios. Nos da más allá de nuestras expectativas. Dios se complace en bendecir. Dios nos enseña a depender de Él.

Nunca pongamos expectativas como estándares para nuestras vidas. Las expectativas son meramente eso, expectativas. Son pensamientos arropados con sentimientos de auto gratificación, que necesariamente no son influenciados por el poder de Dios. Son deseos del alma y colchones para la consciencia.

No confiemos en ellas como el acimut para nuestro peregrinar en esta Tierra.

Alguien se preguntará. ¿Por qué debemos confiar solo en Dios sin esperar que mis expectativas sean satisfechas? Aquí la respuesta:

“porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; él nos guiará aún más allá de la muerte.” Salmos 48:14

El sigue siendo nuestro guía, protector y sobre todo Dios, más allá de donde no existen expectativas, más allá de la muerte.

Solo confiando;

Israel

Astucia religiosa

La agenda religiosa dentro de la iglesia siempre ha causado un daño exorbitante. Entre estos daños están las divisiones, siembra de enemistades, hipocresías, competencias ministeriales impulsadas por celos y busca de reconocimientos; entre otros impuros motivos.

Para poder propagarse sin ser abiertamente vista y continuar su paulatino pero firme avance, se vale de una astucia carnal, animal y diabólica.

¿A qué me refiero cuando digo la agenda religiosa? Sin entrar en dictaminar juicios, la agenda religiosa es esa agenda (formas de operar, enseñar y manipular), que emplea las artimañas del error y la sensualidad almatica, que se mueve encubiertamente dentro de las congregaciones donde perseveran los que son de Cristo.

Si, hay una agenda dentro de la iglesia que es enemiga de la única y verdadera iglesia. Es la agenda conducida en nombre de la religión.

Religión es todo sistema organizado inventado y operado por el hombre, con el propósito de adorar, dar culto a una deidad. La religión es el sistema de esfuerzo humano con la intención de buscar a Dios o un dios, pensando que tal esfuerzo lo acerca más a quien o a lo que adora.

Las ceremonias que se realizan en muchas congregaciones si tienen fundamento y orden bíblico. Tales ceremonias se deben de ejecutar con un corazón quebrantado y en sumisa reverencia. Con genuinidad, no con mero ceremonialismo hipócrita y vacío. Realizarlo de esta forma, es mera religión. Es poner la esperanza en el medio de adorar, no en quien adoro y porque lo adoro.

¿Qué hay del ayuno, la oración y las vigilias? ¿Creo en que se deben realizar? Claro que sí. Las practico, enseño y fomento. Obviamente, esto lo digo solo por el hecho del argumento que estoy escribiendo, no lo digo por aparentar o jactarme.

Para ampliar, lo que acabo de mencionar en el párrafo anterior, no son ceremonias, son disciplinas bíblicas, que el mismo Señor enseñó y realizó, para darnos el ejemplo y probarnos sus beneficios a nuestras almas.

Ceremonias ordenadas para la iglesia son: la Santa Cena, lavatorio de pies, matrimonio etc.

Ahora bien, el cristianismo al igual que muchas otras creencias son denominados religiones. Lo curioso es que Cristo no vino a fundar una religión llamada cristianismo. En ningún sitio en la Biblia se enseña tal cosa. Lo que sí dice la Biblia es que a los que seguían (genuinos creyentes en verdadero discipulado y activo evangelismo), a Cristo, se les comenzó a llamar cristianos. Aquí el pasaje que lo prueba.

Hechos 11:26 “Se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente. A los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.”

Cristo muy diáfanamente y en reiteradas ocasiones enseñó cuál era su propósito en su ministerio terrenal. A lo que Él vino a este planeta y establecer en la humanidad. Jesucristo vino a hacer la voluntad del Padre, (Juan 6:38 y 40). Jesús no vino a fundar una religión. Jesús vino por voluntad del Padre establecer el Reino de Dios entre los hombres.

De hecho, Cristo vino a este planeta en el apogeo del más extenso imperio que ha existido, el imperio Romano. Y la vasta extensión de este imperio acomodaba dentro de sus confines innumerables religiones. Entre las cuales una de las más antiguas, estructuradas y formalizadas era el judaísmo.

Cristo no fue un judío que vino a fundar otra religión en contra del judaísmo, El restableció en los corazones de los suyos el Reino y sus principios. El cumplió con las inspiradas profecías mesiánicas dichas por los profetas del Antiguo Testamento. Él es el Verbo encarnado, el Eterno Hijo de Dios. Él es Dios mismo.

Entonces, si Cristo no fundó otra religión, ¿Por qué en el nombre de Él se promueve una agenda religiosa dentro de la iglesia que Él compró con su propia sangre?

Porque la religión tiene como principal objetivo esclavizar al ser humano. Por otra parte, miremos como la palabra de Dios define lo que religión.

Santiago 1:27 “La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones y guardarse sin mancha del mundo.”

¿Muy diferente a lo que por costumbre se define como religión verdad?

Aquí vemos que religión no es un asunto de semántica y definiciones meramente, es un asunto de obediencia, servicio y vivir en santidad. Santidad que incluye no solo cumplir con ceremonias o hacer alardes de virtudes que podamos gozar como humildad, gozo, obediencia, entre otras.

No es jactarse de cuanto se ayuna, ni demudar el rostro cuando se hace como Cristo mismo le censuró a los fariseos. No es tocar trompeta de cuánto tiempo se ora. No es hacer alardes de revelaciones místicas que se hayan recibido. No es una santidad meramente externa, la cual una vez acomodado en ella, se piensa que en cuanto a santidad está uno bien.

 No es malo externamente tener decoro, pudor y modestia de acuerdo con los estándares bíblicos, a lo que me refiero es que esa forma de apariencia sea solo eso, apariencia.

Llamarle a tal apariencia santidad o espiritualidad, es tan hipócrita como cuando Judas Iscariote dijo: “pues podía haberse vendido por más de trescientos denarios y haberse dado a los pobres…” Marcos 14:5

La genuina santidad es vivir fuera del sistema mundano y su príncipe, con la libertad que Cristo ganó para su pueblo. Es vivir en genuino temor a Dios y honrando con toda la vida los principios del Reino de Dios. Es ser santo como Él es Santo.

Pero ¿Cómo se explica la astucia de la agenda religiosa? ¿Es el meollo del tema de todos modos verdad?

El apóstol Pablo lo describe bajo inspiración Divina magistralmente, leamos:

“Se interesan por vosotros, pero no para vuestro bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros os intereséis por ellos. Bueno es mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros. Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros, quisiera estar con vosotros ahora mismo y cambiar de tono, pues estoy perplejo en cuanto a vosotros.” Gálatas 4:17-20

El apóstol le dice esto a los hermanos en la iglesia de Galacia. Ellos estaban retornando a la forma religiosa del judaísmo. Según el mismo texto sagrado nos revela Pablo los confronta duramente preguntándoles: “¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿ahora vais a acabar por la carne? Gálatas 3:3

Esta fuerte confrontación fue muy necesaria. Ya que es un serio peligro ceder ante la presión eclesiástica y error doctrinal, que hombres astutos influyen e infiltran en otros, con fines de que participen y se sometan a sus agendas religiosas.

El modo de operar de estos herejes es manipulando las conciencias de otros con palabras rebuscadas que se acomodan primordialmente a la lógica y tradiciones. Las acomodan a todo menos el sano y correcto contexto y principios bíblicos. Debilitan la fe en nombre de la fe. ¡Irónico!

Son hombres y mujeres que hablan lo que no entienden y no procuran entender. Hombres y mujeres que se han desarrollado su propio sincretismo teológico y filosófico.

Además, utilizan la intimidación jerárquica para presionar las decisiones de aquellos que desean crecer. Aíslan y demonizan a los que les retan el argumento de su sincretismo y su “aguita de melao”.

¡Por supuesto que yo no lo sé todo! Ni me lo creo. Ni estoy escribiendo con arrogancia. Estoy escribiendo con la sensible consciencia ya que me es una intensa preocupación, que la agenda religiosa y su astucia continúe afectando el corazón de muchos buenos hermanos.

¿Tengo yo complejo mesiánico? ¿Me creo o estoy jugando al héroe? La respuesta es un rotundo ¡No!

Solo estoy haciendo eco de lo que el Espíritu Santo le reveló al apóstol Pablo. Este tema no es mío, es del Espíritu.

La astucia religiosa de los judaizantes contribuyó en que los Gálatas estuvieran claudicando en su fe fascinados por los rudimentos del judaísmo. Estaban volviendo a las prácticas y ceremonias del judaísmo.

La astucia empleada por los religiosos Pablo la desenmascara así:

“Se interesan por vosotros, pero no para vuestro bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros os intereséis por ellos. Bueno es mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros.”

Observemos el pasaje con detenimiento y veamos como esta escondida la astucia religiosa.

“Se interesan por vosotros” …  Estos hipócritas se presentan con una cara de interés o cuidado por los demás. Expresan supuesta preocupación hacia el bienestar de sus vulnerables víctimas. Tal y como hacen los pedófilos, se infiltran en las mentes de los niños espirituales con una disimulada sonrisa y dulcecitos religiosos. Igual que los depredadores, cazan a sus víctimas presentándose como sus protectores y defensores. Cuando en realidad lo que buscan es destruirlos.

Usan palabras como amor, santidad y fidelidad; para ganarse la confianza de los que quieren confundir.

Estos astutos religiosos pueden ser tan intimidantes, sigilosos y persuasivos en sus prácticas que, aun el mismo apóstol Pedro cayó en los tentáculos de su astuto camuflaje, y tuvo que ser pública y seriamente corregido por el apóstol Pablo, veamos:

Pero cuando Pedro vino a Antioquía, lo reprendí cara a cara, porque era de condenar, pues antes que llegaran algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que llegaron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: «Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?» Gálatas 2:11-14

Continuemos observando el pasaje en cuestión. “… pero no para vuestro bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros os intereséis por ellos.”

Ellos lo que buscan es apartar a sus víctimas de aquellos que realmente les han enseñado la palabra con rectitud, seriedad y contextualmente. ¿Cómo? Se infiltran mostrando un simulado interés en los demás, para comprarles las consecuencias. Luego que lo logran, el mismo sentido de culpabilidad, intimida a las víctimas a que muestren interés por ellos. Pero interés ¿de que forma? Interés en sus enseñanzas, estilos de vidas y su corrillo.

Piense por un momento. ¿Sabe cuántos predicadores escuchan al dia hermanos que se congregan antes que su pastor? Minimo tres. ¿Estoy yo fomentando sectarismo? O sea que, exclusivamente se escuche sin criterio bíblico a un solo hombre. ¡No! Solo que si escucha a otro predicador, que no contradiga en los fundamentos bíblicos la sana doctrina que se le enseña. Ahora bien, si usted está en una congregación que no goza de sana doctrina biblica, contextualizada y bien interpretada; por favor busque dirección Divina.

Estos astutos religiosos tal y como hacen los violadores, tienden a seguir sus víctimas, buscan acercarse lo suficiente a las mismas y aprovechar el aislamiento para cometer su atrocidad.

Ahora bien, el apóstol Pablo también les corrige a los Gálatas su negligencia espiritual. Les dijo: “Bueno es mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros.”

En la iglesia de Galacia los hermanos mostraron compromiso solo cuando el apóstol Pablo estaba presente. Cuando Pablo no estaba, aflojaban su compromiso de vivir de acuerdo con lo enseñado por el apóstol fundador. Estaban comprometidos con la doctrina bíblica de la justificación solo por la fe y no por obras, solo cuando Pablo estaba. Es a eso a lo que el apóstol se refirió cuando les dijo que bueno es, mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando él estaba presente con ellos.

Cuando los astutos judaizantes infiltraban su agenda, los Gálatas, muy neciamente, caían en sus confusiones. Sintiendo vergüenza por la libertad que tenían en Cristo.

Comenzaron a ceder antes las presiones ejercidas por el grupo. Doblaron sus rodillas ante el abuso espiritual. Se les hacia mas facil rendirse por no luchar, que defender el evangelio puro de Cristo que les enseñó Pablo.

Sin embargo, el mismo Pablo les exhorto que el no iba a enseñar conforme a lo que los astutos querian. Pablo no buscaba el favor o aceptacion de los hombres cuando se trataba de la sana doctrina. Leamos lo que dijo Pablo:

¿Acaso busco ahora la aprobación de los hombres o la de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Pero os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí no es invención humana, 1pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo. Galatas 1:10-12

No te dejes apartar de la sana doctrina bíblica. No te enamores del placentero sentimiento que da la religión. ¿Sentimiento placentero? Si, es un sentimiento que emborracha el ego y hace sentir que se está en control del destino y se ganan derechos a ser bendecido por el esfuerzo en vivir de acuerdo con el sistema religioso. No necesariamente de acuerdo a la santidad bíblica, la santidad de no someterse al sistema mundano ni sus principios.

No te dejes aislar por pensamientos de astutos hombres que emplean las artimañas del error para confundir. Hombres corruptos de entendimiento que toman la libertad en Cristo como libertinaje.

Lo que tenemos es por gracia hermano y amigo. El precio lo pagó Cristo en el Calvario. No te dejes engañar por estos astutos que lo que buscan es tu interés en ellos. Son egocéntricos que se masturban intelectualmente hasta alcanzar el clímax de sus fantasías sincretistas y filosóficas. Y riegan a mansalva sus contaminadas semillas que sólo producen productos defectuosos y deformes.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de l mana la vida.” Proverbios 4:23

 Muestra genuino interés siempre en lo bueno, en la buena enseñanza y en la practica de la misma.

Dios nos preserve siempre en El.

Con vehemente amor;

Israel

A %d blogueros les gusta esto: