fbpx
Anuncios

AMNESIA ESPIRITUAL

Definicion.

¿Que es amnesia? La más simple definición la provee Google.com. Es la siguiente: “Pérdida total o parcial de la memoria que impide recordar o identificar experiencias o situaciones pasadas”

Amnesia espiritual la defino como: “Pérdida total o parcial de la memoria que impide recordar o identificar experiencias o situaciones pasadas de las cuales Dios me libró, salvó, sanó y de como yo era cuando Él me encontró.”

Es importante que recordemos y nunca se nos olvide cómo éramos y que estábamos haciendo, cuando Dios se nos reveló con su poderoso evangelio y su infinita gracia.

Por si se nos ha olvidado, aquí hago un serio recordatorio:

2“Como ellos no quisieron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer cosas que no deben. 29 Están atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y perversidades. 30 Son murmuradores, calumniadores, enemigos de Dios, injuriosos, soberbios, vanidosos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia. 32 Esos, aunque conocen el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.” Romanos 1:28-32

Y por razón de no hacerlo muy largo, obvie citar desde el versículo 18. Esto es solo un fragmento de lo que describe la Biblia acerca de la total depravación del hombre caído. Sí, así nos encontró Dios. Muertos en delitos y pecados. ¿O se nos olvido?

Dios manda a que recordemos.

Posiblemente alguien esté pensando: “¡Ah Hermano la Biblia dice que no nos acordemos de lo que pasó!” Haciendo referencia a el siguiente pasaje:

“No os acordéis de las cosas pasadas
ni traigáis a la memoria las cosas antiguas.” Isaias 43:18

Lo que se les olvidó es que cuando Dios le dijo esto al pueblo de Israel a través del profeta Isaías, lo dijo dentro del contexto de que no añoremos o continuemos estancados en las cosas pasadas. Esto fue dicho en un contexto de promesas de renovación, progreso y victoria.

Aunque no tenemos que vivir en las memorias del pasado, gracias sean dadas a Jesucristo. No por eso, debemos olvidar de que fuimos salvados, de donde nos saco, cuanto y que nos perdonaron y de quien y que fuimos liberados.

Dios en numerosas ocasiones nos manda a que no olvidemos de cómo Él nos encontró y ha tratado con nosotros para santificarnos a la imagen de Su Hijo Jesucristo.

Aquí les comparto solo algunas ocasiones.

«Oídme, los que seguís la justicia,
los que buscáis a Jehová.
Mirad a la piedra de donde fuisteis cortados,
al hueco de la cantera de donde fuisteis arrancados. Isaias 51:1

12 Acuérdate de que fuiste siervo en Egipto; por tanto, guardarás y cumplirás estos estatutos. Deuteronomio 16:12

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud,
antes que vengan los días malos,
y lleguen los años de los cuales digas:
«No tengo en ellos contentamiento» Eclesiastés 12:1

“Acuérdate de estas cosas, Jacob,
porque mi siervo eres, Israel.
Yo te formé, siervo mío eres tú.
¡Israel, no me olvides!”Isaias 44:21

Estos son solo algunos versos que prueban que a Dios le gusta que tengamos buena memoria de cómo Él ha tratado con nostros.

Observacion

¿Observa algo muy peculiar en los versos citados arriba? Todos están dirigidos a gente que ha conocido a Dios. Pueblo de Dios, gente que experimentaron el trato de Dios con ellos.

Lamentablemente la amnesia es en el pueblo de Dios. Porque el impío no tiene a Dios en su noticia. El necio dice que no hay Dios. (Salmos 14:1). Uno que nunca conocido a Dios, no tiene memoria de Él.

Esta perdida de memoria aumenta cada dia. Son cada dia mas los que se olvidan de donde fueron sacados.

¿Como lo se?

Es que es obvio. Lo único que hay que hacer es observar con sinceridad a nuestro alrededor.

Lo sé al observar el distanciamiento que existe hacia el perdido. Cuán distante estamos de atender las necesidades que aquejan al pecador sin arrepentimiento y aun al recién espiritual nacido.

Hagamoslo pero sin amnesia espiritual

Dar tratados y predicar el evangelio a diestra y siniestra es muy bueno y me consta que aun se hace. Pero, la forma mas efectiva de evangelización es la que atiende las necesidades de los hombres. No olvidemos que el Cristo que predicaba, era también el que saciaba el hambre física del perdido y discípulo. Luego que manifestó más de su persona y ministerio, enérgicamente corrigió a los que lo seguían por panes y peces. Primero suplió para las necesidades y luego corrigió con ahínco. Ese es el modelo a seguir.

Corrigió el pecado de la mujer que fue sorprendida en adulterio, sin condenarla. Trato a la mujer samaritana con compasión sin dejar de tratar su pecado. Trato la negación de Pedro con amor y la incredulidad de Tomás con tacto. Recordemos que Cristo nunca peco, y aun asi,teniendo toda la autoridad, nos dejó el ejemplo.

Cristo toco al leproso, al ciego y al muerto. Cristo se conectó tanto con el pueblo en pecado que tuvo que ser identificado por el beso de Judas Iscariote para que los romanos lo identificaran y arrestaran.

Pero, es mucho más fácil predicar por Facebook que, acercarse genuinamente al pecador. Es mas facil porque mantiene distancia, es impersonal. Esta muy bien que se difunda la verdad del evangelio; (sin mencionar que a veces ni el evangelio se predica, más bien se predican opiniones de hombres). Pero, no lo estoy censurando. Tengo muchos amigos que son hombres y mujeres de Dios que lo hacen y los escucho. No estoy atacando a nadie. Veo la buena intención, aunque a veces veo que la motivación es más bien ser escuchados.

Lo que planteo es que es más auto-confrontativo vernos reflejados en el espejo de las miserias, dolores y traumas de las almas; y por lo tanto nos da amnesia disociativa. Se nos olvida identificarnos con ellos en sus frustraciones. Queremos borrar nuestra memoria, al contemplar que sus manipulaciones tratando de ganar algo, no son son desconocidas porque las hicimos.

Utilizamos el asco de que huelen a pecado, cigarrillos y alcohol, para mantenernos distantes, sin contacto infundido por amor y compasión. ¡Wow! ¿Tan rápido se le olvido ese olor? ¿No era esa nuestra colonia y perfume antes? Cuando no sabiamos ni quiénes éramos; ¿cómo dolía cuando nos juzgaban con prejuicio de cómo criamos a nuestros hijos? Pero ahora, nosotros los juzgamos. Y no solo eso, los desechamos por sus abortos y divorcios. Olvidando que aun muchos lidian con esas cicatrices. Los condenamos desde nuestro estrado por sus adulterios, fornicaciones, concubinatos y disfunciones familiares. Olvidando muy pronto que Dios de ahí ha sacado a muchos.

Lo que digo no lo digo para que el pecado no se corrija y se le llame y trate como lo que es, asqueroso condenado pecado. Pecado que ofende a Dios. No creo en “amapuchar” o sea, tratar el pecado con liviandad. Pero, si creo en que:

” Con misericordia y verdad se corrige el pecado; con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.” Proverbios 16:6

Misericordia y verdad. La misericordia con que hemos sido tratados por Dios es necesaria para atender la necesidad apremiante del hombre, sin olvidar la verdad que libera, santifica y corrige. Ambas son necesarias en su equitativo balance.

Refrescando la memoria

Le voy a refrescar la memoria. ¿Recuerda cuando le predicaron el evangelio? Se acuerda de quien o quienes lo hicieron? ¿Recuerda cuándo, cómo y dónde? Posiblemente si se acuerda. Pero, le pregunto, ¿el que te predicaran el evangelio fue suficiente para atender todas tus necesidades?

Sin dudas atendió la necesidad de salvación, pero solo fue el comienzo de la necesidad de santificación y cambio.

¿Recuerda que aun se luchaba contra vicios, malos comportamientos, malas palabras, envidias, injurias, codicias, celos, inmundicias, mentiras, fornicaciones, promiscuidades, adulterios, vanidades y orgullo entre otros pecados más? Todo eso, y aun estando en la iglesia.

Es mas, no faltemos a la honestidad, que de hecho, ser deshonesto es pecado; aun se batalla con la carne y el viejo hombre, aun siendo cristiano. ¿Verdad que si?

¿Recuerdas cuando nada sabíamos en cómo someter al Espíritu nuestra carne? ¿Que no sabiamos orar y alabar? No sabíamos acerca del bautismo y nuestra vida de adoración apenas comenzaba. Necesitábamos aprender a ser discípulo de Cristo y a comprender las Escrituras. En fin, fuimos impíos y posteriormente niños espirituales.

Gracias sean dadas al Espíritu Santo y a hombres y mujeres que Dios usó para desarrollarnos en la novedad de vida.

No culpabilidad

No hago esto para hacer sentir culpable a nadie. Ni mucho menos por masoquismo espiritual. Es necesario hacerlo para curar la amnesia espiritual. La amnesia se cura trayendo memorias. Invitando a que los circuitos atrofiados por desnutrición espiritual se reconecten. La amnesia hay que tratarla con urgencia, porque de lo contrario, su daño avanza muy velozmente. Por tal razón es necesario sacudirla con vehemencia, hay que detenerla.

La amnesia espiritual es tan rampante que ahora predicadores que apenas perseveran en sus congregaciones, porque se mantienen con agitadas agendas de predicación, 90% de sus compromisos son dentro de las iglesias. Ahora se hace evangelismo dentro de los evangelizados. ¿Será que se nos olvidó que los que ya están dentro del redil, ya estan dentro? ¿Qué a los que hay que evangelizar están afuera?

La amnesia ha hecho que olvidemos que es el verdadero ministerio y su atinado enfoque. Peor aun, lo que es la gran comision. La cual dice:

15 Y les dijo:—Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que crea y sea bautizado, será salvo; pero el que no crea, será condenado.17 Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, 18 tomarán serpientes en las manos y, aunque beban cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.” Marcos 16:15-18

Jesus dijo: “id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura…” No dijo: “Inviten a la campaña a otra iglesia para que se llene y aprovechen e inviten un amigo.” Si, ok esta bien, lo dejaré hasta ahí.

Un sabio consejo a la iglesia.

No puede ser mi consejo. Aunque soy pastor, mi consejo a la iglesia en general sería un atrevimiento. Solo el Señor nos aconseja como iglesia en general. El es la cabeza y fundamento.

Solo deseo dejarte con el consejo que dice aquí, hasta la segunda parte de este artículo.

“Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: “El que tiene los siete espíritus de Dios y las siete estrellas dice esto:” ‘Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives y estás muerto. Sé vigilante y confirma las otras cosas que están para morir, porque no he hallado tus obras bien acabadas delante de Dios.Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete, pues si no velas vendré sobre ti como ladrón y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. Apocalipsis 3:1-3

Aun recordando de donde me sacaron;

Israel

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: