fbpx
Anuncios

Astucia religiosa

La agenda religiosa dentro de la iglesia siempre ha causado un daño exorbitante. Entre estos daños están las divisiones, siembra de enemistades, hipocresías, competencias ministeriales impulsadas por celos y busca de reconocimientos; entre otros impuros motivos.

Para poder propagarse sin ser abiertamente vista y continuar su paulatino pero firme avance, se vale de una astucia carnal, animal y diabólica.

¿A qué me refiero cuando digo la agenda religiosa? Sin entrar en dictaminar juicios, la agenda religiosa es esa agenda (formas de operar, enseñar y manipular), que emplea las artimañas del error y la sensualidad almatica, que se mueve encubiertamente dentro de las congregaciones donde perseveran los que son de Cristo.

Si, hay una agenda dentro de la iglesia que es enemiga de la única y verdadera iglesia. Es la agenda conducida en nombre de la religión.

Religión es todo sistema organizado inventado y operado por el hombre, con el propósito de adorar, dar culto a una deidad. La religión es el sistema de esfuerzo humano con la intención de buscar a Dios o un dios, pensando que tal esfuerzo lo acerca más a quien o a lo que adora.

Las ceremonias que se realizan en muchas congregaciones si tienen fundamento y orden bíblico. Tales ceremonias se deben de ejecutar con un corazón quebrantado y en sumisa reverencia. Con genuinidad, no con mero ceremonialismo hipócrita y vacío. Realizarlo de esta forma, es mera religión. Es poner la esperanza en el medio de adorar, no en quien adoro y porque lo adoro.

¿Qué hay del ayuno, la oración y las vigilias? ¿Creo en que se deben realizar? Claro que sí. Las practico, enseño y fomento. Obviamente, esto lo digo solo por el hecho del argumento que estoy escribiendo, no lo digo por aparentar o jactarme.

Para ampliar, lo que acabo de mencionar en el párrafo anterior, no son ceremonias, son disciplinas bíblicas, que el mismo Señor enseñó y realizó, para darnos el ejemplo y probarnos sus beneficios a nuestras almas.

Ceremonias ordenadas para la iglesia son: la Santa Cena, lavatorio de pies, matrimonio etc.

Ahora bien, el cristianismo al igual que muchas otras creencias son denominados religiones. Lo curioso es que Cristo no vino a fundar una religión llamada cristianismo. En ningún sitio en la Biblia se enseña tal cosa. Lo que sí dice la Biblia es que a los que seguían (genuinos creyentes en verdadero discipulado y activo evangelismo), a Cristo, se les comenzó a llamar cristianos. Aquí el pasaje que lo prueba.

Hechos 11:26 “Se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente. A los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.”

Cristo muy diáfanamente y en reiteradas ocasiones enseñó cuál era su propósito en su ministerio terrenal. A lo que Él vino a este planeta y establecer en la humanidad. Jesucristo vino a hacer la voluntad del Padre, (Juan 6:38 y 40). Jesús no vino a fundar una religión. Jesús vino por voluntad del Padre establecer el Reino de Dios entre los hombres.

De hecho, Cristo vino a este planeta en el apogeo del más extenso imperio que ha existido, el imperio Romano. Y la vasta extensión de este imperio acomodaba dentro de sus confines innumerables religiones. Entre las cuales una de las más antiguas, estructuradas y formalizadas era el judaísmo.

Cristo no fue un judío que vino a fundar otra religión en contra del judaísmo, El restableció en los corazones de los suyos el Reino y sus principios. El cumplió con las inspiradas profecías mesiánicas dichas por los profetas del Antiguo Testamento. Él es el Verbo encarnado, el Eterno Hijo de Dios. Él es Dios mismo.

Entonces, si Cristo no fundó otra religión, ¿Por qué en el nombre de Él se promueve una agenda religiosa dentro de la iglesia que Él compró con su propia sangre?

Porque la religión tiene como principal objetivo esclavizar al ser humano. Por otra parte, miremos como la palabra de Dios define lo que religión.

Santiago 1:27 “La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones y guardarse sin mancha del mundo.”

¿Muy diferente a lo que por costumbre se define como religión verdad?

Aquí vemos que religión no es un asunto de semántica y definiciones meramente, es un asunto de obediencia, servicio y vivir en santidad. Santidad que incluye no solo cumplir con ceremonias o hacer alardes de virtudes que podamos gozar como humildad, gozo, obediencia, entre otras.

No es jactarse de cuanto se ayuna, ni demudar el rostro cuando se hace como Cristo mismo le censuró a los fariseos. No es tocar trompeta de cuánto tiempo se ora. No es hacer alardes de revelaciones místicas que se hayan recibido. No es una santidad meramente externa, la cual una vez acomodado en ella, se piensa que en cuanto a santidad está uno bien.

 No es malo externamente tener decoro, pudor y modestia de acuerdo con los estándares bíblicos, a lo que me refiero es que esa forma de apariencia sea solo eso, apariencia.

Llamarle a tal apariencia santidad o espiritualidad, es tan hipócrita como cuando Judas Iscariote dijo: “pues podía haberse vendido por más de trescientos denarios y haberse dado a los pobres…” Marcos 14:5

La genuina santidad es vivir fuera del sistema mundano y su príncipe, con la libertad que Cristo ganó para su pueblo. Es vivir en genuino temor a Dios y honrando con toda la vida los principios del Reino de Dios. Es ser santo como Él es Santo.

Pero ¿Cómo se explica la astucia de la agenda religiosa? ¿Es el meollo del tema de todos modos verdad?

El apóstol Pablo lo describe bajo inspiración Divina magistralmente, leamos:

“Se interesan por vosotros, pero no para vuestro bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros os intereséis por ellos. Bueno es mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros. Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros, quisiera estar con vosotros ahora mismo y cambiar de tono, pues estoy perplejo en cuanto a vosotros.” Gálatas 4:17-20

El apóstol le dice esto a los hermanos en la iglesia de Galacia. Ellos estaban retornando a la forma religiosa del judaísmo. Según el mismo texto sagrado nos revela Pablo los confronta duramente preguntándoles: “¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿ahora vais a acabar por la carne? Gálatas 3:3

Esta fuerte confrontación fue muy necesaria. Ya que es un serio peligro ceder ante la presión eclesiástica y error doctrinal, que hombres astutos influyen e infiltran en otros, con fines de que participen y se sometan a sus agendas religiosas.

El modo de operar de estos herejes es manipulando las conciencias de otros con palabras rebuscadas que se acomodan primordialmente a la lógica y tradiciones. Las acomodan a todo menos el sano y correcto contexto y principios bíblicos. Debilitan la fe en nombre de la fe. ¡Irónico!

Son hombres y mujeres que hablan lo que no entienden y no procuran entender. Hombres y mujeres que se han desarrollado su propio sincretismo teológico y filosófico.

Además, utilizan la intimidación jerárquica para presionar las decisiones de aquellos que desean crecer. Aíslan y demonizan a los que les retan el argumento de su sincretismo y su “aguita de melao”.

¡Por supuesto que yo no lo sé todo! Ni me lo creo. Ni estoy escribiendo con arrogancia. Estoy escribiendo con la sensible consciencia ya que me es una intensa preocupación, que la agenda religiosa y su astucia continúe afectando el corazón de muchos buenos hermanos.

¿Tengo yo complejo mesiánico? ¿Me creo o estoy jugando al héroe? La respuesta es un rotundo ¡No!

Solo estoy haciendo eco de lo que el Espíritu Santo le reveló al apóstol Pablo. Este tema no es mío, es del Espíritu.

La astucia religiosa de los judaizantes contribuyó en que los Gálatas estuvieran claudicando en su fe fascinados por los rudimentos del judaísmo. Estaban volviendo a las prácticas y ceremonias del judaísmo.

La astucia empleada por los religiosos Pablo la desenmascara así:

“Se interesan por vosotros, pero no para vuestro bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros os intereséis por ellos. Bueno es mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros.”

Observemos el pasaje con detenimiento y veamos como esta escondida la astucia religiosa.

“Se interesan por vosotros” …  Estos hipócritas se presentan con una cara de interés o cuidado por los demás. Expresan supuesta preocupación hacia el bienestar de sus vulnerables víctimas. Tal y como hacen los pedófilos, se infiltran en las mentes de los niños espirituales con una disimulada sonrisa y dulcecitos religiosos. Igual que los depredadores, cazan a sus víctimas presentándose como sus protectores y defensores. Cuando en realidad lo que buscan es destruirlos.

Usan palabras como amor, santidad y fidelidad; para ganarse la confianza de los que quieren confundir.

Estos astutos religiosos pueden ser tan intimidantes, sigilosos y persuasivos en sus prácticas que, aun el mismo apóstol Pedro cayó en los tentáculos de su astuto camuflaje, y tuvo que ser pública y seriamente corregido por el apóstol Pablo, veamos:

Pero cuando Pedro vino a Antioquía, lo reprendí cara a cara, porque era de condenar, pues antes que llegaran algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que llegaron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: «Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?» Gálatas 2:11-14

Continuemos observando el pasaje en cuestión. “… pero no para vuestro bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros os intereséis por ellos.”

Ellos lo que buscan es apartar a sus víctimas de aquellos que realmente les han enseñado la palabra con rectitud, seriedad y contextualmente. ¿Cómo? Se infiltran mostrando un simulado interés en los demás, para comprarles las consecuencias. Luego que lo logran, el mismo sentido de culpabilidad, intimida a las víctimas a que muestren interés por ellos. Pero interés ¿de que forma? Interés en sus enseñanzas, estilos de vidas y su corrillo.

Piense por un momento. ¿Sabe cuántos predicadores escuchan al dia hermanos que se congregan antes que su pastor? Minimo tres. ¿Estoy yo fomentando sectarismo? O sea que, exclusivamente se escuche sin criterio bíblico a un solo hombre. ¡No! Solo que si escucha a otro predicador, que no contradiga en los fundamentos bíblicos la sana doctrina que se le enseña. Ahora bien, si usted está en una congregación que no goza de sana doctrina biblica, contextualizada y bien interpretada; por favor busque dirección Divina.

Estos astutos religiosos tal y como hacen los violadores, tienden a seguir sus víctimas, buscan acercarse lo suficiente a las mismas y aprovechar el aislamiento para cometer su atrocidad.

Ahora bien, el apóstol Pablo también les corrige a los Gálatas su negligencia espiritual. Les dijo: “Bueno es mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando estoy presente con vosotros.”

En la iglesia de Galacia los hermanos mostraron compromiso solo cuando el apóstol Pablo estaba presente. Cuando Pablo no estaba, aflojaban su compromiso de vivir de acuerdo con lo enseñado por el apóstol fundador. Estaban comprometidos con la doctrina bíblica de la justificación solo por la fe y no por obras, solo cuando Pablo estaba. Es a eso a lo que el apóstol se refirió cuando les dijo que bueno es, mostrar interés por lo bueno siempre, y no solamente cuando él estaba presente con ellos.

Cuando los astutos judaizantes infiltraban su agenda, los Gálatas, muy neciamente, caían en sus confusiones. Sintiendo vergüenza por la libertad que tenían en Cristo.

Comenzaron a ceder antes las presiones ejercidas por el grupo. Doblaron sus rodillas ante el abuso espiritual. Se les hacia mas facil rendirse por no luchar, que defender el evangelio puro de Cristo que les enseñó Pablo.

Sin embargo, el mismo Pablo les exhorto que el no iba a enseñar conforme a lo que los astutos querian. Pablo no buscaba el favor o aceptacion de los hombres cuando se trataba de la sana doctrina. Leamos lo que dijo Pablo:

¿Acaso busco ahora la aprobación de los hombres o la de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Pero os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí no es invención humana, 1pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo. Galatas 1:10-12

No te dejes apartar de la sana doctrina bíblica. No te enamores del placentero sentimiento que da la religión. ¿Sentimiento placentero? Si, es un sentimiento que emborracha el ego y hace sentir que se está en control del destino y se ganan derechos a ser bendecido por el esfuerzo en vivir de acuerdo con el sistema religioso. No necesariamente de acuerdo a la santidad bíblica, la santidad de no someterse al sistema mundano ni sus principios.

No te dejes aislar por pensamientos de astutos hombres que emplean las artimañas del error para confundir. Hombres corruptos de entendimiento que toman la libertad en Cristo como libertinaje.

Lo que tenemos es por gracia hermano y amigo. El precio lo pagó Cristo en el Calvario. No te dejes engañar por estos astutos que lo que buscan es tu interés en ellos. Son egocéntricos que se masturban intelectualmente hasta alcanzar el clímax de sus fantasías sincretistas y filosóficas. Y riegan a mansalva sus contaminadas semillas que sólo producen productos defectuosos y deformes.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de l mana la vida.” Proverbios 4:23

 Muestra genuino interés siempre en lo bueno, en la buena enseñanza y en la practica de la misma.

Dios nos preserve siempre en El.

Con vehemente amor;

Israel

Anuncios

2 thoughts on “Astucia religiosa

  1. Gloria a Dios! Gracias Dios por quitarnos la venda de nuestros ojos y poder ver de acuerdo a tu palabra poderosa, viva y eficaz. Dios les bendiga!

  2. Dios te bendiga
    Estamos en tiempos muy peligroso, debemos ser como las 5 virgenes Prudentes,, llenando nuestras copas de aceite ,porque la uncion nos enseña todo,
    1 Juan 2:20 Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.
    Manteniendo en ayuno y oracion ese aceite ,no caereemos en ningun astucia engañosa.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: